Cargill e InnovaFeed anunciaron recientemente que entraron en una asociación estratégica para “brindar opciones de alimentación sustentables e innovadoras a la industria de la nutrición animal”. A través del acuerdo, ambas empresas colaborarán para comercializar conjuntamente alimentos para peces que incluyen proteínas de insectos.

“Reconocemos que el planeta tiene recursos limitados”, enfatizó la presidenta del negocio de alimentos compuestos de Cargill, Pilar Cruz, asegurando que “es nuestro trabajo encontrar opciones de alimentación innovadoras para nuestros clientes que protejan el planeta y apoyen la producción sustentable de proteínas”.

En esa línea, afirmó que el enfoque de economía circular de InnovaFeed aporta beneficios de sustentabilidad adicionales, ya que la compañía utiliza coproductos de la producción agrícola de almidón y azúcar para alimentar larvas de mosca soldado negra (Hermetia illucens). Una vez que las larvas alcanzan una cierta etapa, las proteínas y el aceite se extraen de ellas para ser utilizados como alimento para mascotas, especies de acuicultura y animales terrestres como pollos y cerdos.

“Al reciclar los coproductos de cereales locales y reutilizar los desechos de insectos como fertilizante orgánico, los productos de InnovaFeed realmente tienen un impacto ambiental positivo”, aseveró el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de InnovaFeed, Clement Ray. Y añadió: “También podemos tener un impacto positivo en el cambio climático al ahorrar 25.000 toneladas de emisiones de CO2 por año con cada unidad de producción de 10.000 toneladas al alimentar a los animales con harina de insectos. Eso equivale a retirar 14.000 autos de las carreteras”.

El equipo de InnovaFeed, compuesto por más de 60 ingenieros y técnicos, ha desarrollado un proceso innovador que ha permitido producir harina de insectos de alta calidad a escala industrial. “Durante los últimos tres años, InnovaFeed ha liderado varios ensayos que demuestran que la proteína de insecto puede ser una alternativa efectiva a la harina de pescado utilizada en la alimentación de salmón o camarón con un rendimiento igual o mejorado”, ahondó Ray.

Por su parte, la jefa de desarrollo comercial de InnovaFeed, Maye Walraven, aseguró: “Hemos visto una gran aceptación de nuestros productos por parte de los consumidores que buscan alimentos naturales y sustentables”. Y recordó que la trucha alimentada por insectos se comercializa en Francia desde junio del año pasado.

“Esta asociación no solo permitirá a nuestros clientes de salmón y camarón diferenciar sus líneas de productos para satisfacer las necesidades de los consumidores, sino que también gestionaremos los recursos de manera responsable, permitiendo que ambas compañías apoyen el crecimiento de la acuicultura sustentable y tengan un impacto positivo a nivel mundial”, complementó el presidente del negocio de nutrición acuícola de Cargill, Adriano Marcon.

Mientras que Helene Ziv, quien es directora de gestión de riesgos y abastecimiento para el negocio de nutrición animal de Cargill, dijo que encontraron un “socio ideal” en InnovaFeed. “Tenemos un propósito compartido: ofrecer soluciones innovadoras y sostenibles para satisfacer las necesidades nutricionales de nuestra creciente población y de nuestros clientes”, cerró Ziv.

*Fotos: gentileza InnovaFeed.