El viernes 2 de febrero de 2018, Salmones Camanchaca (nemotécnico Salmocam) concretó su esperada apertura en Bolsa donde, mediante la colocación de 19,8 millones de acciones a un precio de $3.268 cada una, recaudó $64.706.400.000, equivalentes a más de US$108 millones.

La operación, que se realizó mediante una subasta de libro de órdenes, a través de una oferta paralela en la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS) y la emisión de certificados de depósito NDR (Norweegian Depositary Receipts) en la plaza bursátil de Oslo, “alcanzó una demanda total de $500.627.268.877, correspondientes a un total de 459 órdenes de compra ingresadas al libro”, detallaron en la oportunidad desde la BCS, añadiendo que la asignación se concretó de la siguiente manera, Segmento NDR: 16.500.000 acciones (83,33% del total de la oferta); Segmento Fondos Mobiliarios, Small Cap y Compañías de Seguros: 2.474.999 acciones (12,50% del total de la oferta); Segmento No Institucionales de Monto Significativo (NIMS): 324.715 acciones (1,64% del total de la oferta); Segmento Otros Institucionales Locales, Fondos Mutuos y Extranjeros: 320.096 acciones (1,62% del total de la oferta); Segmento Retail: 130.692 acciones (0,66% del total de la oferta); Segmento Vinculados a Salmones Camanchaca: 49.498 acciones (0,25% del total de la oferta).

Lea >> Bolsa de Oslo: “Nos honra que Salmones Camanchaca nos haya elegido para su apertura”

Y cuando se cumple casi un año y medio desde la operación, AQUA dialogó con el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de la compañía, Ricardo García.

¿Qué balance realiza Camanchaca de la apertura en la Bolsa de Oslo y cuánto capital les ha permitido levantar a la fecha?

La apertura simultánea de Salmones Camanchaca en Santiago y Oslo fue muy positiva para la compañía, pues no solo se transformó en la primera empresa chilena y única latinoamericana en cotizar en el principal mercado de seafood del mundo, sino que además levantó US$108,3 millones en capital fresco para la empresa y su matriz, lo que permitió financiar inversiones productivas y rebajar endeudamiento.

Adicionalmente, valorizó mejor los activos de Camanchaca. El precio de la acción ha aumentado 80% en este plazo, reflejando el cumplimiento de los objetivos propuestos en el roadshow en cosechas, márgenes e inversiones.

Salmones Camanchaca se ha hecho una empresa conocida a nivel mundial, con activa presencia en seminarios, foros y conferencias, obteniendo una mayor cobertura por parte de analistas de distintos bancos de inversión internacionales, que pasaron de tres al momento de la apertura, a siete en la actualidad. Contamos con accionistas norteamericanos, británicos, nórdicos y suizos, entre otros, que hoy tienen una importante exposición en Chile a través de Salmones Camanchaca.

¿Qué comparaciones efectúan entre la Bolsa de Santiago con la de Oslo?

Las diferencias principales son la importancia de los sectores dentro de la bolsa, siendo un importante foco en Oslo el seafood, por lo que cuenta con índices especializados, mayor atención de los inversionistas internacionales (no solo noruegos), bancos de inversión con analistas especializados, y coberturas e informes periódicos de la industria y de las empresas.

En términos regulatorios, también existen diferencias en cuanto a los procedimientos y forma de informar al mercado, plazos, contenido de los informes, etcétera. La Bolsa de Oslo tiene un rol supervisor mucho más desarrollado que en Chile, pues la autoridad financiera equivalente a la CMF (Comisión para el Mercado Financiero), la NFSA, le ha delegado supervisión.

Salmones Camanchaca ha debido aprender a cumplir con ambas regulaciones simultáneamente, con todas las aristas que esto implica incluyendo las diferencias culturales, de horario o de idioma.

¿Cuáles son los principales beneficios de cotizar en la plaza noruega para las empresas de productos del mar, y especialmente para una firma chilena como Camanchaca?

Los principales beneficios vienen por el lado de que la compañía se hace más conocida y tiene una mayor exposición a nivel mundial lo que permite una mejor valorización, y a futuro la opción de formas distintas de financiamiento que podrían tener empresas locales tanto en el mercado de deuda como de capital.

Hoy tenemos la confianza de que frente a una necesidad de capital para financiar inversiones extraordinarias, compras de empresas, u otras necesidades, contamos con un mercado profundo no solo de equity, sino de deuda, en muchas formas, y en términos y condiciones especialmente favorables.

¿Qué lineamientos a seguir recomendarían a otras salmonicultoras chilenas interesadas en abrirse en Oslo?

• Construir una historia de la compañía real, con metas y planes concretos de crecimiento y/o valor. En otras palabras, tener un buen equity story.
• Importante foco en la sostenibilidad, por lo que es recomendable tener planes y medidas en este ámbito, que para los inversionistas europeos es crítico.
• Estudio previo de los requerimientos de la regulación financiera noruega, y la disposición a cumplirla sin faltas.
• Revisión de la forma en que operan las compañías noruegas, modelo de negocios, regulación, mercados, entre otros. Esto para explicar las diferencias que puede haber respecto a la compañía chilena con intención de apertura.
• Selección de un buen equipo de asesores financieros que permita abarcar y cubrir muchos potenciales inversionistas en distintas jurisdicciones; gente que tenga un track record específico bien probado.
• Contratación de abogados externos noruegos con alta experiencia para avanzar rápidamente en temas legales, regulatorios y el proceso de apertura.

De archivo >> ¿Por qué la Bolsa de Oslo atrae a las salmonicultoras chilenas?

Relacionado >> Oslo es “el lugar más líquido” para las acciones salmonicultoras