Parece algo obvio, pero no lo es. Muchas empresas presentan una declaración de impacto ambiental (DIA) a las autoridades pertinentes por un determinado proyecto pero, con los años y debido a muchos factores externos, los rangos declarados pueden ir cambiando, lo que requiere revisión de la resolución de calificación ambiental (RCA) obtenida. De no revisarse o corregirse esta situación a tiempo, las empresas se exponen a multas, incumplimientos de sus certificaciones o fallas del sistema que atentan contra la productividad.

Y si bien las DIAs son elaboradas, generalmente, por los departamentos de medio ambiente de las productoras, “el día a día hace que ellos centren el foco de su labor en nuevos proyectos o que posibles anormalidades sean aceptadas pero que, finalmente, no se verifique el cumplimiento de lo declarado ante las autoridades. Por lo anterior, se requiere de un tercero que apoye a las gerencias en estos aspectos”, dice Mauricio Reyes, director de la compañía Soluciones Austral y que, recientemente, advirtió esta situación y comenzó a entregar este servicio a la industria salmonicultora.

Lea >> [EN-ES] Presentan mangueras que permiten recuperar fondos marinos

Lea también >> Previenen efectos de metales disueltos en la producción de peces

“La auditoría que ofrecemos puede consistir en revisar si el proyecto desarrollado se apega a la planificación, evaluación y puesta en marcha o puede hacerse una evaluación para tener una segunda o tercera opinión respecto de un proyecto en particular”, comenta Reyes, agregando que “una revisión continua puede permitir mejorar los proyectos y, por consiguiente, obtener mejores rendimientos de estos. No debemos olvidar que los proyectos productivos, como los acuícolas, son de largo plazo y que funcionan en un entorno dinámico que, por dicha naturaleza, deben ser evaluados continuamente”.

La revisión o auditoría propuesta no tiene relación con las diversas certificaciones existentes, más bien tiene relación con el cumplimiento de los diversos compromisos tomados por la organización o con el cumplimiento de los procesos definidos para el desarrollo del proyecto o las certificaciones obtenidas, ya que lo que se pretende es revisar cómo funciona el sistema implementado, más allá de la documentación emitida y utilizada para detallar las actividades realizadas. Y aún más, si las actividades realizadas en la ejecución del proyecto están alineadas con la estrategia de la compañía.

Según el ingeniero pesquero con más de 25 años de experiencia en la industria del salmón, “tal como las auditorías financieras, la revisión del cumplimiento de la RCA tiene como objetivo dar certeza de que los procesos definidos o diseñados se lleven a cabo tal como se diseñaron”.

De existir cambios en el proyecto original, Reyes afirma que se puede elevar una carta de pertinencia a las autoridades, solicitando modificaciones o una nueva RCA a través de nuevas DIAs o refundir RCAs existentes, “acciones en las cuales tenemos una larga experiencia”, sostiene Reyes, subrayando que algunos de los focos de este nuevo servicio son: ciclo de vida del proyecto, riesgos e incertidumbres, seguimiento y control y tecnologías de la información (TI).

“Evidentemente existe una gran cantidad de herramientas para realizar lo anterior y por supuesto una serie de elementos más que no se han considerado en este análisis, sin embargo, la idea de estos comentarios dicen relación con poner la debida atención sobre los proyectos en diseño, en puesta en marcha o ya en pleno desarrollo, ya que los costos son siempre menores si se hacen las correcciones antes de que se presenten los problemas o apenas estos aparezcan y evitar que las fallas se desarrollen por mucho tiempo”, concluye Reyes.

Mayores informaciones sobre esto u otros servicios se pueden obtener visitando el sitio web: www.solucionesaustral.cl

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Subpesca.