Como resultado del trabajo de análisis realizado por el directorio nacional de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), en una reunión extraordinaria realizada el pasado 8 de julio, acerca del proyecto de Ley Corta presentado por el ejecutivo y mejorado por la Comisión de Pesca del Senado, los dirigentes plantearon este miércoles ante esta última y en presencia del nuevo subsecretario de Pesca, Ramón Zelaya, los principios sobre los cuales debería basarse la normativa para ir en beneficio del sector pesquero artesanal.

De acuerdo con el gremio, la propuesta legislativa no debería modificar la potestad que tiene hoy el Estado de Chile para regular los recursos y su declaración de soberanía de las 200 millas marinas o la también llamada Zona Económica Exclusiva (ZEE). De igual manera, debería fortalecer el enfoque ecosistémico, la seguridad y soberanía alimentaria, el cambio climático y la transparencia.

Del mismo modo, se analizó una a una las indicaciones del proyecto, sosteniendo –los directores de la Conapach– que la mejor manera de fortalecer al sector artesanal es mejorando la distribución de cuotas en su favor, rechazando toda medida pro licitación por cuanto consideran que excluye a la pesca artesanal y fortalece la participación de la industria y podría convertir a las pesquerías en blanco de especuladores con capital.

Asimismo, los representantes de la confederación manifestaron que la ley no debe crear una cuota de pesca indígena aparte, pues constituirá un factor de división en las organizaciones donde actualmente conviven y trabajan personas provenientes de pueblos originarios y criollos, considerando que sería más valioso reformar el acceso global a las pesquerías mediante una reforma al Registro Pesquero Artesanal (RPA).

Por otro lado, acordaron apoyar las iniciativas que ayuden a agregar valor a los recursos y que privilegien que el destino de las capturas sea el consumo humano directo. Esto último en vista de la tendencia que se ha observado en varias pesquerías destinadas tradicionalmente a reducción, para las cuales ha aumentado la demanda de productos de alta calidad nutricional, como el jurel.

El presidente  de la Conapach, Oscar Espinoza, planteó, asimismo, la necesidad de centrar la mirada en una plataforma social integral para la pesca artesanal, que esté incluida en el presupuesto anual de la República de Chile y que incluya conceptos que apunten a la prevención, al desarrollo de planes de contingencia y medidas de mitigación frente al cambio climático, entre otras.

Por su parte, José Alvarado, director de la Conapach, enfatizó en la necesidad de renovar el RPA para que entren nuevos actores, integrando a quienes hoy realizan el esfuerzo pesquero, manteniendo sistema RAE, evitando así el manejo individual de las cuotas y fomente el trabajo en comunidad.

Con esto último coincidió el tesorero de Conapach, Marcos Salas, quien además hizo alusión al trabajo en comunidad que se hace en áreas de manejo de recursos bentónicos, con cuotas globales de extracción, así como también se refirió a la actual Ley Lafkenche, apuntando a que dentro de las organizaciones de pescadores están insertas las comunidades y que no es posible separar esa condición.