El pasado 11 de julio se constituyó, en la ciudad de Puerto Varas (región de Los Lagos), el Club Innovación Acuícola, entidad inédita en su tipo y que comienza con doce empresas fundadoras de distintos rubros del quehacer vinculado con la acuicultura.

Se puede destacar que la constitución del club fue antecedida por un proceso que se inició con la formulación de una propuesta de organización, estatuto, oferta de valor y presupuesto estimado. Lo obtenido se informó al conjunto de compañías que habían manifestado interés, materializado su compromiso y firma: SatelNet, Salmoclinic, ADL Diagnostic Chile, VESO Chile, Ersil, ORBE XXI, DVS Tecnologías, Bioled, Compite, Sitecna, ORZA y STIM.

La entidad se ha constituido como una corporación de derecho privado sin fines de lucro y fijará su domicilio legal en Puerto Varas. Su objetivo será fortalecer las capacidades de innovación individuales y asociativas de las empresas e instituciones relacionadas con la industria acuícola, sin distinción de tamaño, rol en la cadena de valor, ni ubicación geográfica, abriendo así el camino hacia una industria más potente en innovación.

Para alcanzar sus objetivos, la entidad contará con un directorio y una administración que serán responsables de las líneas de fortalecimiento de capacidades, creación de redes, información sobre instrumentos de financiamiento, innovación abierta, márketing conjunto en mercados de interés y comunicaciones. El club realizará cursos, talleres, mentorías, torneos, encuentros, seminarios, giras técnicas y de comercialización, entre otras actividades que destacan.

Lea >> En Chile: Club de Innovación en Acuicultura elige directorio y define primeras metas

Para Adolfo Alvial, quien ha encabezado este esfuerzo, «el club es una oportunidad para fortalecer la innovación colaborativa y representar a las empresas de base tecnológica ante autoridades y organismos de financiamiento de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) contribuyendo a una mayor pertinencia y realismo en las normas e instrumentos dirigidos al sector».

Por su parte, Sergio Valdés, de SatelNet, estima que «el club es un paso urgente y necesario de cara a los desafíos que enfrenta y enfrentará la acuicultura».

En la sesión de constitución se puso especial acento en la construcción permanente de un clima de confianza y asociatividad entre los miembros, así como en la información actualizada sobre las necesidades presentes y futuras de la acuicultura para dirigir los esfuerzos con oportunidad y sentido de aplicación.

Por lo mismo, Alvial subraya que «el club, al menos en esta primera etapa, otorga especial importancia a la calidad y compromiso de sus miembros más que a la cantidad, ya que de su quehacer surgirá un modelo al que luego se podrán sumar más empresas en las diferentes calidades previstas por el club. Lo importante ahora es demostrar que se puede y se debe realizar innovación colaborativa en la acuicultura chilena».