La Amebiasis, o AGD, es una enfermedad relativamente nueva para la salmonicultura. Es que si bien el primer brote de la patología causada por Paramoeba perurans data de 1985, en Australia (Tasmania), solo en 2006 comenzó a ser detectada en naciones como Escocia o Noruega. En Chile, fue identificada en 2007, pocos meses después del primer brote de virus ISA. Canadá, en tanto, comenzó a sentir su incidencia en 2014. En todos los casos, los mencionados brotes estuvieron asociados a aumentos anormales en la temperatura de los mares que podrían ser provocados por el actual cambio climático que está viviendo el planeta.

Y claro, mayores temperaturas en los mares y una disminución de la pluviosidad, están provocando ambientes marinos más salinos (>32 ppt), las condiciones idóneas para que proliferen agentes como el Paramoeba perurans y que están causando mortalidades calificadas por expertos como “significativas” en naciones como Noruega, Escocia y Chile.

Con el objetivo de conocer mayores antecedentes respecto de las enfermedades que afectan las branquias de los peces y, especialmente la AGD, así como conocer alternativas para controlarla, es que ADL Diagnostics Chile realizó ayer jueves 1 de agosto una conferencia internacional en la ciudad de Puerto Varas (región de Los Lagos) y a la que asistieron unos 150 representantes de la industria local.

Factores de riesgo

A nivel mundial, una de las principales expertas en AGD es Barbara Nowak, de la Universidad de Tasmania. La investigadora, que ha visitado el país desde 2007, demostró que la patología está presente en todos los países productores de salmónidos, provocando considerables pérdidas económicas. “En Tasmania, esta patología significa más del 20% del costo de producción, con pérdidas por unos US$40 millones anuales. En 2011, la AGD causó pérdidas por US$81 millones a la industria del salmón de Escocia”, apuntó Nowak, quien detalló que a esta enfermedad se la considera como emergente, ya que no solo impacta a los salmónidos, sino que también a los peces limpiadores o el turbot de Europa.

La docente de la Universidad de Tasmania detalló que, según nuevas investigaciones, se presume que algunos de los posibles reservorios de la patología son los sedimentos bajo las balsas jaula, las redes de cultivo y los piojos de mar.

En tanto, el subgerente de Salud de Multiexport Foods, Alejandro Heisinger, compartió con los presentes la experiencia que ha tenido su compañía en relación con la AGD. El ejecutivo aseveró que la patología tiene un estacionalidad, que va entre los meses de diciembre y abril, lo que estaría asociado a las mayores temperaturas que alcanzan las aguas donde se cultivan los salmónidos. “Después del cáligus y el SRS, las amebas van a ser uno de los principales desafíos sanitarios de la industria”, remarcó Heisinger, ya que, además de las mortalidades asociadas a estos parásitos y que pueden significar hasta un 20%, los daños provocados en las agallas de los ejemplares “afectan las exportaciones de los pescados enteros que van a países como Rusia, China o Brasil, ya que provocan un porcentaje de degradación en planta de hasta un 4,6%”.

En términos de prevención, el ejecutivo de Multiexport Foods recomendó el monitoreo de la conducta de los peces, analizar constantemente la temperatura del agua, la salinidad y los niveles de oxígeno, mantener las redes limpias, evitar el lavado in situ y emplear dietas funcionales, “con las cuales hemos tenido resultados favorables”, dijo.

Acerca de las medidas de control, Heisinger apuntó la detención de la alimentación frente a bajas de oxígeno, evitar manejos, adelantar cosechas de ser necesario e implementar baños con agua dulce o peróxido de hidrógeno. Sobre el último punto, el subgerente de Salud de Multiexport Foods recalcó la compra de varios Isotanques por parte de varias empresas salmonicultoras con el objetivo de tratar los peces contra cáligus y amebiasis. “En nuestro caso, para controlar la AGD usamos la misma dosis que empleamos para cáligus, es decir, 750 ppm por 30 minutos, lo que nos funcionó bastante bien”, expresó el ejecutivo antes de solicitar a las autoridades una flexibilización en el uso y logística de agua dulce para tratar a los peces contra los dos últimos desafíos.

Colaboración

En la conferencia también expuso la gerente de Salud de Mowi Escocia, Sabina MacLean, quien además de coincidir en las medidas de prevención y control que está aplicando Multiexport Foods, centró parte de su charla en la colaboración que han tenido los productores de Escocia para desarrollar protocolos y entender de mejor forma la AGD. Gracias al trabajo anterior, algunas de las claves para mantener a raya al parásito son “ser proactivos en los tratamientos, siendo esto muy eficiente para disminuir las pérdidas; el agua dulce o el peróxido de hidrógeno son las únicas opciones de tratamiento en tarpulin o wellboat”, dijo la ejecutiva, aclarando que el uso de agua dulce por unas dos horas ha demostrado ser efectivo, aunque la reinfestación se produce luego de diez días.

La primera parte de la conferencia fue cerrada por el gerente general de ADL Diagnostics, Patricio Bustos, quien realizó un completo repaso por las enfermedades branquiales, lo que incluyó definiciones, fechas de los primeros brotes en Chile y especies que afecta (se ha detectado AGD en los cultivos nacionales de seriola y corvina), los factores que aumentan su incidencia, así como medidas de control y prevención.

Dentro de las conclusiones, Bustos dijo que “las enfermedades branquiales, en especial la AGD, requieren una especial atención. Hoy son más importantes que SRS”, agregando que “existe la necesidad de entender mejor la dinámica de las poblaciones que interactúan, como las amebas, fitoplacton, zooplacton, variablesambientales y el calentamiento global”.

De la misma forma, el gerente general de ADL Diagnostics Chile expuso que “la mejor comprensión de los fenómenos de interacción permitirán implementar mejores medidas de control”, finalizando su exposición con que “las vacunas, dietas funcionales y la generación de poblaciones genéticamente resistentes a AGD, contribuirán de manera importante a su control”.