Aproximadamente 10.000 salmones desparasitados ​​a los 3,6 kilos fueron transferidos a la balsa-jaula sumergible de Atlantis Subsea Farming en mayo y cosechados en julio. La profundidad del “domo de aire” era de unos 22-24 metros debajo de la superficie y el flotador de unos 30 metros de profundidad.

Lea >> Nueva compañía noruega buscará potenciar el uso de balsas-jaula sumergibles

Lea también >> Aprueban solo una de las licencias pedidas por salmonicultora de AKVA

Relacionado >> Proyecto de cultivo offshore recibe licencia de desarrollo

“La vigilancia de los peces reveló un comportamiento normal y un patrón de alimentación durante todo el período. El crecimiento fue casi el mismo en comparación con las balsas-jaula comunes que se mantienen en el centro de cultivo. La conclusión es que los peces aprendieron a usar el ‘domo de aire’ para llenar la vejiga natatoria suficientemente”, aseguró Trude Olafsen, quien encabeza el proyecto.

Junto con precisar que se están probando diferentes métodos para mantener y cosechar los peces, añadió que están “continuamente desarrollando competencias”, y calificó de una “positiva experiencia esta última realizada con el objetivo de controlar el piojo”.

La pluma y la tecnología utilizada en el proceso están certificadas por la norma noruega NS 9415. Y el primer prototipo del sistema se completó en mayo de 2019 en Gjerdinga, una concesión salmonicultora de propiedad de SinkabergHansen al norte de Trøndelag, Noruega.

La empresa Atlantis Subsea Farming AS pertenece tanto a SinkabergHansen, como a AKVA group y Egersund Net.

Lea >> [EN-ES] AKVA Group compra la totalidad de Egersund Net AS

Lea también >> Knut Nesse asume la presidencia de importante proveedor

Relacionado >> AKVA construirá en Chile la primera de una serie de pisciculturas pedidas por Cooke