Seguramente, cuando usted esté leyendo esta nota, la feria Aqua Nor, evento que se realiza cada dos años en Trondheim, Noruega, habrá terminado. Luego de tres días y medio, el evento acuícola más grande del mundo dejó varias enseñanzas y visiones respecto de una de las actividades más relevantes en términos de la alimentación mundial actual y futura. Vamos por parte.

En primer lugar, remarcar que la feria estaba celebrando su aniversario número 40 y, coincidentemente, tuvo números que permiten destapar más de una botella de champagne. 700 stands de todos los puntos del mundo la convirtieron en la más grande de la historia. También, inauguraron nuevas instalaciones que entregaron mayores comodidades para expositores y visitantes.

Al final, fueron más de 28.000 personas de 74 países quienes dieron vida a Aqua Nor 2019.

Software y millenials

Desde que las personas se comienzan a trasladar hacia el recinto ferial, se respira algo distinto. Los autos eléctricos ya no llaman la atención como en ediciones pasadas. Ahora son los scooters eléctricos los que movilizan en forma sustentable a gran parte de los noruegos –especialmente los jóvenes– y uno que otro visitante.

Si bien las tecnologías y nuevos servicios siguen siendo tremendamente importantes, hoy están siendo apabulladas por una nueva legión de ejecutivos y emprendedores que están entregando soluciones inteligentes a la industria del salmón global. Software para alimentar artificial y remotamente peces, analizar la condición de los peces o aplicar automáticamente medidas antiblooms de algas, pronto comenzarán a ser el “desde” en el cultivo de productos del mar.

De cualquier forma, la nueva versión de Aqua Nor permite apreciar la buena salud económica que está gozando la salmonicultura noruega, lo que se refleja a través de imponentes barcos y/o pontones de última generación dispuestos en la exhibición exterior y que están siendo adquiridos por los empresarios salmonicultores con el objetivo de seguir apostando a largo plazo y, de esta forma, aumentar la sustentabilidad de un negocio que está otorgando grandes utilidades.

 

Delegación chilena

En general, durante Aqua Nor se comentó la baja presencia de productores de salmón de Chile. Al menos su participación no fue como la de años anteriores, cuando se trasladaban en masa hasta Trondheim para conocer nuevas tecnologías y reunirse con sus pares. No obstante, fue altamente destacable la participación de proveedores que llegaron solos o en delegaciones hasta Trondheim con el objetivo de ofrecer tecnologías que, en muchos casos, están liderando sus segmentos a nivel internacional. En este sentido, no se puede olvidar las participaciones de autoridades nacionales o el rol que jugó ProChile para que compañías como Bioled, VeHiCe, Endeavor Chile, Inchalam, Kataix y TechnoPress, participaran en un visitado y colorido stand.

En este sentido, Aqua Nor también permitió reencontrarse con chilenos que se han trasladado juntos a sus familias para aportar a la acuicultura mundial desde la misma Noruega. Algunos ejemplos de lo anterior fueron Carolina Faune Cartes, la head of Nordics en Benchmark Animal Health y que tuvo un rol destacado en la adjudicación del premio a la innovación que recibió la compañía durante la inauguración del encuentro internacional. Otro es Matías Medina, el director de Ciencias y Tecnologías de AquaGen, quien expuso durante un seminario realizado por la casa genética.

Aqua Sur

Sin duda, la nueva versión de Aqua Nor deja varios desafíos para su feria hermana del Hemisferio Sur, AquaSur, evento que se realizará en octubre del próximo año en Puerto Montt (región de Los Lagos). Congregar a las principales autoridades sectoriales, potenciar la participación de empresas que entreguen nuevas y mejores soluciones a los desafíos que enfrenta la industria y continuar realizando mejoras de infraestructura para que expositores y visitantes mejoren su experiencia, son algunas de ellas.

Con todo, despedimos a Aqua Nor y le damos la bienvenida a AquaSur.