La Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes) reaccionó este martes 27 de agosto al proyecto de ley ingresado en el Congreso y que propone eliminar la pesca de arrastre en Chile. El gremio argumentó que “nuevamente una moción inconstitucional se suma a la lista de otros 19 proyectos de estas mismas características que avanzan en el Congreso. Esto porque modificar un arte o aparejo de pesca es una prerrogativa exclusiva del Poder Ejecutivo, representado, en este caso, por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca). Dicho de otra forma, al igual que en la Ley de la Jibia, los diputados presentan un proyecto sin fondo técnico, que suplanta las atribuciones de otro poder del Estado y que favorece en exclusiva al sector artesanal”, afirmó la gerenta de asuntos públicos de la Asipes, Verónica Ceballos Barrón.

Lea >> Las reacciones tras el rechazo a prorrogar la entrada en vigencia de la Ley de la Jibia

Lea también >> Sonapesca por Ley de la Jibia: “Los únicos beneficiados son un grupo de personas que amenazaron con ‘quemar Chile'”

Relacionado >> Gobierno responde por Ley de la Jibia

La ejecutiva (en la foto) ahondó que, a juicio del gremio pesquero de la zona centro-sur, “lo más grave es que nuevamente no se ha entregado ningún argumento técnico ni científico que avale este proyecto de eliminación de la pesca de arrastre para la captura de la merluza. De prosperar esta iniciativa legal, nuestro país sería el tercer lugar en el mundo donde se ha proscrito este arte de pesca, después de Venezuela y Cuba, que también lo hicieron por razones ideológicas”.

A nivel mundial esta técnica de pesca genera el 50% de las capturas, lo que llevada a las cifras estimadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) para el año 2016, corresponderían a cerca de 39,6 millones de toneladas, siendo el 80% destinadas exclusivamente a consumo humano. De los 35 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), incluido Chile y la Unión Europea, 26 tienen industria pesquera y realizan pesca extractiva con arrastre. “Es decir, es un mito señalar que el arrastre ha sido eliminado en el mundo”, agregó Verónica Ceballos.

De acuerdo con lo publicado por la Asipes, a nivel internacional lo que se hace es regular la captura con arrastre buscando proteger los ecosistemas marinos vulnerables; “en Chile los ecosistemas marinos ya están identificados y en esas zonas no se realizan operaciones de pesca, por lo que prohibir este método de captura, sería un error más cuya decisión no tiene sustento científico ni técnico”.

“En lo que debemos avanzar es en la certificación de las pesquerías de arrastre, como ya lo han hecho los crustáceos y otras pesquerías demersales en el mundo. Asipes denunció también que en el proyecto de ley no hay una palabra para la pesca ilegal artesanal que ha diezmado a la merluza común. Según estudios de ONG’s y de la propia Universidad de Concepción, se estima que pescadores artesanales entre las regiones de Valparaíso, O’Higgins, Maule y Biobio regiones extraen más de tres veces la cuota asignada por criterios de sustentabilidad. Es decir, la merluza se agota debido a ‘pesca negra artesanal’ y no por la pesca de arrastre”, según aseveró el gremio pesquero industrial.

“Todos los días hay decomisos de cientos de toneladas de merluza común que transitan sin acreditación de origen y que provienen de caletas artesanales de esta parte del país”, complementó Verónica Ceballos.

El gremio pesquero también afirmó que no es cierto que el proyecto busca en avanzar “en establecer la exclusividad o por lo menos priorizar el consumo humano de la merluza”, como sostienen los diputados patrocinantes, porque por ley la merluza, desde el año 1985, es de uso exclusivo para consumo humano. “Es decir, la totalidad de las capturas industriales de merluza terminan en los anaqueles de los supermercados para consumo de los chilenos o en mercados extranjeros”, puntualizó.

Y en cuanto a la selectividad, mencionada en los antecedentes del proyecto, en el caso de la merluza esta alcanza al 98%, es decir en un lance que realiza un barco industrial, el 98% corresponde a la especie objetivo, es decir merluza, concluyó la ejecutiva.

Le puede interesar >> Académicos quieren aprovechar los descartes de jibia para fabricar películas fotográficas

*Créditos de la foto destacada: Juan Vilata | WWF Chile.