La subdirectora de Acuicultura del Sernapesca, Marcela Lara, confirmó durante la tarde de ayer miércoles 11 de septiembre la modificación del Programa Sanitario Específico de Vigilancia y Control de Caligidosis, también conocido como piojo de mar, que afecta especialmente al salmón Atlántico (Salmo salar) y la trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss).

Lea >> Sernapesca modifica programas sanitarios de la salmonicultura

La Resolución Exenta N°4161/2019 del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) tiene el objetivo de robustecer el control sobre el parásito, mediante la adopción de medidas preventivas y oportunas. Entre estas, la presentación de planes de cosecha y el incentivo al uso de tratamientos no farmacológicos. En esta línea, Marcela Lara precisó que se han identificado las agrupaciones de concesiones de mayor riesgo y sobre ellas se aplicarán acciones de control coordinadas durante el mes de octubre.

Lea >> Estudio investiga la relación entre tratamientos contra el piojo del salmón y el SRS

La fiscalización se intensificó a contar de mayo, cuando se detectó un aumento de las cargas parasitarias de cáligus en las regiones de Los Lagos y de Aysén.

Lea >> Aysén registra el mayor porcentaje de centros de alta diseminación de cáligus

“Hasta agosto se han realizado 211 inspecciones con el fin de mantener la enfermedad bajo control y resguardar la condición sanitaria de la salmonicultura”, puntualizó la representante del organismo fiscalizador.

En detalle, los fiscalizadores del Sernapesca verifican las cargas parasitarias y supervisan las condiciones en que se efectúan los tratamientos, a través de campañas sanitarias e inspecciones realizadas en base al riesgo. Hasta ahora se han cursado ocho infracciones por subnotificación de cargas parasitarias, todas en tramitación, debido a diferencias constatadas entre las cargas reportadas y verificaciones realizadas en terreno por inspectores oficiales. De estas citaciones, una corresponde a la región de Los Lagos y siete a la región de Aysén, donde los titulares son: Salmoconcesiones, Los Fiordos, Granja Marina Tornagaleones (Marine Farms) y Aysén SpA.

A su vez, hasta agosto se ha evidenciado un aumento de los Centros de Alta Diseminación (CAD), lo que representa un aumento de 36% respecto al año anterior durante el mismo periodo. Como resultado de estas categorizaciones, el Servicio ha mandatado 17 cosechas (con retiro total y parcial de peces) a centros de cultivo de los titulares Caleta Bay, Salmoconcesiones, AquaChile, Blumar, GMT, Los Fiordos, Multiexport y Nova Austral.

Lea >> En balance financiero: Blumar reconoce un «aumento significativo» del cáligus

De acuerdo con lo enfatizado por Marcela Lara, “la situación del cáligus es preocupante, ya que pone en riesgo los avances que se han visto respecto a la situación de otras enfermedades, como ISA (anemia infecciosa del salmón) y SRS (septicemia rickettsial salmonídea), por lo que hemos concentrado los esfuerzos para mantener la situación bajo control, a través de actividades de fiscalización en terreno dirigidas a verificar las cargas parasitarias”. De igual manera, subrayó que “es necesario que las empresas igualmente se hagan cargo de esta situación, manteniendo un adecuado seguimiento y adoptando las medidas necesarias, especialmente respecto a los centros más afectados”.

El cáligus o piojo de mar no provoca problemas para el consumo humano, pero a raíz de factores como la baja eficacia de los tratamientos, así como cambios en las condiciones ambientales, se ha evidenciado un aumento de las cargas parasitarias.

Lea >> Los desafíos que enfrenta la industria salmonicultora frente al piojo de mar

Lea también >> Estudian la eficacia de la tecnología de «snorkel» para reducir las infestaciones de piojos de mar

Relacionado >> En Noruega probarán nueva jaula para cultivo de salmones en alta mar