El lobo marino es un depredador tope, responsable de la regulación de la red trófica asociada a los ecosistemas donde habita. Como especie es muy importante desde el punto de vista ecológico y conocer su población es vital para tomar medidas sobre la conservación y preservación de los hábitat marinos.

Dada la relevancia que tiene la especie para la protección de los ecosistemas hidrobiológicos, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), a través del Fondo de Investigación Pesquera y de Acuicultura (FIPA), encomendó a la Universidad de Valparaíso (UV) la realización de un censo nacional de lobos marinos entre las regiones de Arica y Parinacota y de Aysén, en el marco del Programa Integral de Mitigación de la Interacción entre la Pesca Artesanal y los Lobos Marinos 2018-2019.

Doris Oliva, directora del Instituto de Biología UV, lideró el estudio que realizó junto con once investigadores. El trabajo, que es el primero que se realiza a nivel nacional, con la más amplia cobertura geográfica llevada a cabo hasta ahora, permitió obtener información valiosa sobre ubicación, distribución y cantidad de lobos marinos que habitan en Chile.

A la presentación, que se efectuó en la Sala de Consejo de la Facultad de Derecho UV, asistieron el rector Aldo Valle y el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya. Los acompañaron el jefe de la División de Desarrollo Pesquero, José Pedro Núñez; el director de Extensión y Comunicaciones UV, David Carrillo, académicos, investigadores y funcionarios de la Subpesca.

La académica, quien también es miembro del Centro de Investigación y Gestión de los Recursos Naturales (CIGREN), explicó que en el verano de 2019 se realizaron censos aéreos y con drones con el objeto de identificar y caracterizar las loberías y de estimar la población del lobo marino común y fino, las dos especies que habitan en Chile.

Resultados

En el área de estudio hay 216 loberas de lobo marino común y 64 de ellas son reproductivas, además de 31 loberas de lobo fino, de las cuales 24 son reproductivas. La población estimada del lobo marino común asciende a 123 mil animales y la de lobo fino a 33 mil en el área de estudio durante el verano de 2019. La interacción de lobo fino con las pesquerías artesanales no es relevante debido a su distribución y hábitos alimentarios. En la zona norte la abundancia poblacional ha oscilado en los últimos 23 años entre 39 mil y 49 mil, se observa un aumento en el número de loberas reproductivas (de once a 43) concentrándose el 70% de los nacimientos en tres loberas: Punta Lobos, Punta Piojo y Bandurrias del Sur). La población de la zona es compartida con Perú.

En la zona central la población ha oscilado entre 17 mil y 27 mil lobos marinos en los últimos 22 años y se observa una disminución en el número de loberas reproductivas de trece a cuatro. En este verano se observaron solo mil cachorros entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía. Los principales parideros son Topocalma y Cobquecura. En la zona sur, que comprende de la región de Los Ríos a la región de Aysén, la población de lobo marino común está entre los 50 mil y 67 mil en los últimos 23 años. Se observan cuatro loberas reproductivas principales: Isla Metalqui, Punta Chaiguaco, Isla Guafo e Isla Guamblin, donde nacen el 89% de los cachorros de la macrozona. Durante la temporada 2019 nacieron 17 mil 500 cachorros en la zona sur. Isla Metalqui, ubicada en el Parque Nacional Chiloé, es la lobera más grande de lobo marino común en su área de distribución, con 27 mil animales, de los cuales 12 mil son cachorros.

“La población del lobo marino común en Chile se encuentra en una situación estable, con oscilaciones moderadas en el tiempo. Sin embargo, el aumento de las interacciones principalmente con la pesca artesanal deben ser abordadas a través de un plan estratégico que considere diferentes acciones, como la implementación de buenas prácticas a bordo de las embarcaciones y en las caletas, el manejo de residuos y la innovación en tecnología pesquera, complementadas con estudios científicos de las interacciones, del comportamiento y la alimentación del lobo marino común que contribuyan a mitigar las interacciones”, explicó Doris Oliva.

Lea >> Pescadores enfrentan problema del lobo con depósito para desechos en embarcaciones

Relacionado >> Las innovaciones de Ace AquaTec que permiten decir “Chao lobos marinos”

Por su parte, el subsecretario Román Zelaya relevó que “este censo que la Universidad de Valparaíso desarrolló nos da luces claras de cuál es la situación exacta en el país de estos mamíferos marinos. En primer lugar, la población de lobos no ha aumentado, se ha mantenido estable, ha disminuido en ciertas zonas y en otras se ha observado un aumento. Esta información nos va a permitir focalizar y priorizar las medidas que estamos tomando, de tal manera que puedan generar un efecto mayor en aquellos lugares que finalmente se requiere. De esa manera, las políticas públicas y las decisiones que tomemos van a estar respaldadas por datos y la evidencia científica”.

Lea >> Merluceros de Los Lagos recibirán $500 millones por la veda y por pérdidas causadas por el lobo

Lea también >> Llaman a abordar de manera integral el manejo del lobo de mar

Veda

Tal como se planteó por los expertos, el lobo marino está protegido por una veda que se extiende desde el 2013 y expira en enero del 2020. Respecto a este punto, la profesora Oliva sostuvo que “estos datos van a permitir tener información actualizada sobre la salud de la población de estos ejemplares y se evaluará si es necesario, desde el punto de vista ecológico y técnico, prolongar la medida en el tiempo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también tenemos una legislación internacional asociada, tanto de la Comunidad Europea como de Estados Unidos, donde justamente esta última legislación va a prohibir la exportación de productos pesqueros que tengan interacción con lobos marinos”, advirtió.

Le puede interesar >> Concluye veda de la merluza y comienza la de la corvina

En relación con las medidas que se están implementando, el subsecretario Zelaya adelantó que “algunas están en plan piloto, precisamente porque estábamos a la espera de los resultados del censo, que nos va a permitir visualizar dónde tenemos que priorizar. Así, por ejemplo, hemos realizado planes piloto sobre dispositivos sonoros instalados en una serie de embarcaciones y también hemos realizado planes de posibles reubicaciones. Además, se encuentra en evaluación eventuales periodos y lugares de esterilización de lobos, sin embargo es una medida que aún está en evaluación. Respecto a la veda de este recurso, la subsecretaría no va a innovar y se va a mantener, tanto del lobo como en general de todos los mamíferos marinos. No solo porque creemos que no corresponde autorizar la caza de estos mamíferos, sino también porque tenemos obligaciones internacionales y tratados suscritos en materia de conservación del mamífero marino. La captura incidental está en permanente supervisión y monitoreo, por parte del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), que es el encargado de monitorear aquello. Efectivamente nosotros tenemos márgenes de tolerancia sobre la captura incidental que, de acuerdo a las revisiones que hemos realizado, se están cumpliendo y en el evento que no sea así lo que corresponde hacer es fiscalizar, infraccionar y sancionar”.

Lea >> Confederación de pescadores: “Llamamos a dimensionar el efecto de los lobos”

*Créditos de la foto destacada: UV.