Un consorcio escocés está dando un paso significativo hacia el desarrollo de un sistema de detección de alerta temprana para el plancton y las algas potencialmente nocivas, que podría ayudar a la industria salmonicultora mundial a enfrentar uno de los mayores desafíos para la salud y el bienestar de los peces.

Lea >> Estudio determina que cambio climático aumenta los florecimientos de algas nocivas

El grupo, compuesto por el proveedor de tecnología marina OTAQ, el Centro de Citometría Iain Fraser (IFCC, por su sigla en inglés) en la Universidad de Aberdeen, el Centro Escocés de Innovación en Acuicultura (SAIC) y CENSIS (Centro de Innovación para Sensores y Sistemas de Imágenes y Tecnologías de Internet de las Cosas), está creando un sistema de sensores de bajo costo que puede muestrear, identificar y contar automáticamente organismos microscópicos específicos mediante análisis de imágenes.

La acumulación de algas y plancton es un problema importante en la acuicultura: algunos tipos de organismos son tóxicos para el salmón y otros, en grandes cantidades, pueden causar daños mortales en las branquias. Las floraciones de algas nocivas (FANs, también conocidas como blooms o más comúnmente como marea roja) y su rápida expansión pueden ocurrir cuando hay cambios significativos en la temperatura, la luz o las condiciones de nutrientes. En 2019, un caso particularmente grave en Noruega condujo a la pérdida de un número considerable de peces, o el aún peor ocurrido durante 2016 en Chile.

Lea >> Algas nocivas: Gobierno noruego dará «ventana de producción» a salmonicultoras afectadas

Lea también >> En Chile se llevará a cabo inédito estudio sobre algas nocivas

Opinión >> Algas nocivas: Que nos pille confesados

La tecnología

Los métodos actuales utilizados para monitorear los números de plancton y algas son laboriosos, y dependen de lecturas tomadas manualmente una o dos veces por día. Los resultados también están abiertos a interpretación individual y error. Incluso algunos de los enfoques más precisos se basan en equipos caros y de alto mantenimiento que solo proporcionan una instantánea de los niveles de algas.

Usando la tecnología de cámara de microscopio y una herramienta única de muestreo de agua, el nuevo sistema de OTAQ utilizará el aprendizaje profundo de inteligencia artificial (IA) para procesar imágenes y proporcionar una lectura casi en tiempo real para los acuicultores. Los productores pueden tomar medidas preventivas, como la activación de una “cortina de burbujas” o barrera para proteger un tramo de agua o dejar de alimentar a los salmones cuando sea necesario.

Se espera que el sistema mejore el bienestar de los peces y proteja las poblaciones, afine el uso de alimentos y ayude a hacer que todo el proceso de monitoreo de la calidad del agua sea más eficiente y rentable para los productores. OTAQ afirmó que varias compañías ya han expresado interés en la nueva tecnología.

En esa línea, el director comercial de OTAQ, Chris Hyde, expresó: “El plancton y las algas nocivas son un problema importante para la industria de la acuicultura. Es que debido a ellas se han perdido importantes reservas de salmón en los últimos años, desde Noruega hasta Chile. La detección temprana de especies dañinas de plancton y algas ha sido un punto de conflicto y estamos tratando de superar ese problema con nuestra nueva tecnología de detección, que fundamentalmente automatizará el proceso y proporcionará información precisa sobre los números de plancton las 24 horas del día”.

Luego, dijo que el desarrollo de los sensores es el primer paso hacia un sistema de alerta temprana más completo. “Este es un producto estratégicamente importante para nosotros, que ofrecerá a los centros de cultivo de salmón una mejor visión de lo que sucede en sus sitios y datos adicionales con los que pueden tomar decisiones. Muchas empresas ya han dicho que lo necesitan. La participación de dos de los centros de innovación de Escocia y la Universidad de Aberdeen ha acelerado significativamente el proceso de desarrollo y nos ha proporcionado la base científica para producir datos precisos, procesables y confiables”, aseveró Hyde.

Por su parte, el Dr. Raif Yuecel, jefe del Centro de Citometría Iain Fraser (IFCC) de la Universidad de Aberdeen, explicó que la citometría de flujo es una tecnología cuantitativa bien establecida y utilizada habitualmente para estudiar el fitoplancton y las algas. “El IFCC es una instalación de citometría de última generación y, por lo tanto, es el socio ideal para colaborar con OTAQ en este emocionante proyecto que avanzará en un aspecto esencial de las ciencias marinas. Los expertos en el centro trabajarán para validar el sistema de IA de OTAQ para obtener datos de imágenes cuantitativas precisas y una evaluación oportuna de especies marinas patógenas utilizando la tecnología de citometría de vanguardia. Estamos orgullosos de contribuir a un sistema tan innovador y establecer el hito inicial para monitorear los plancton de patógenos vivos en los centros de cultivo de peces”, manifestó el Dr. Yuecel.

Caroline Griffin, quien es gerenta de innovación acuícola del SAIC, enfatizó que “esta tecnología podría demostrar un verdadero avance para la acuicultura en todos los países productores de salmón, mejorando el bienestar y la salud de los peces al abordar una de las mayores amenazas para las poblaciones. En Escocia, podría apuntalar el ‘Marco de salud para el cultivo de peces’ del Estado durante la próxima década”.

A su vez, la representante del Centro Escocés de Innovación en Acuicultura dijo que esta iniciativa “se basa en muchos de nuestros proyectos anteriores en torno a la mejora de la salud y el bienestar de los peces, junto con la reducción del impacto ambiental de la industria mediante la adopción de nuevas tecnologías de otros sectores y su aplicación a la acuicultura”.