A mediados de la década de 1980, los salmónidos en Chile se cultivaban en jaulas de madera, mientras que se alimentaban a mano según el análisis que realizara cada salmonicultor. Actualmente, las balsas jaulas son metálicas o plásticas y la alimentación de los peces es realizada, a partir de hoy viernes 18 de octubre, a base de los análisis efectuados por computadoras. Sin humanos de por medio. No es ficción. Es una realidad posible gracias a algoritmos desarrollados por ingenieros de todo el mundo y que se pudo conocer en la última versión de Aqua Forum, la conferencia internacional realizada el jueves 17 de octubre en Puerto Varas (región de Los Lagos) por el Grupo Editec, durante una sesión moderada por Adolfo Alvial, quien es director de ORBE XXI y del Club de Innovación Acuícola.

Lea >> [+VIDEO] En Chile: Los llamados a la responsabilidad que dejó Aqua Forum 2019

Lea también >> AquaForum 2019: Tecnologías para una acuicultura sustentable

Relacionado >> Juan Pedro Pinochet: “Hay que entender la sostenibilidad como parte del corazón del negocio”

Precisamente, la novedosa información la entregó Pieter Fabry, el cofundador de Observe Technologies, compañía con base en Inglaterra pero que gran parte de su desarrollo lo ha realizado y comenzado en Chile. “Desde mañana (hoy viernes 18 de octubre) la inteligencia artificial comentará a alimentar los peces en el país”, dijo el ingeniero inglés, sin antes entregar una breve historial del desarrollo que les permitirá realizar dicho avances.

Y claro, en la historia de este desarrollo hay mucho que contar. Primero, “ver que en los centros de cultivo se maneja mucha información que, en gran parte, no se está usando. Luego, desarrollar una plataforma que permitiera tomar decisiones”, expresó el representante de la compañía relacionada con AKVA Group. A partir del anterior análisis, los ingenieros de Observe Technologies comenzaron el desarrollo de un software que mezclara alertas, tasas de alimentación, actividad de los peces y la entrega de los pellets, entre otros.

El resto de la historia se está comenzando a escribir. Hoy, estos sistemas están siendo empleados en cuatro áreas salmonicultoras (Chile, Canadá, Noruega y Australia), donde los ejemplares son alimentados según diferentes variables y hoy están agregando aspectos como la biomasa y la salud de los peces.

La apuesta de AquaByte

Mucho se ha hablado de la apuesta de AquaBye, la startup que nació en Sillicon Valley (Estados Unidos) pero que prontamente prendió en Bergen (Noruega). En palabras simples, el desarrollo consiste en una sofisticada cámara que capta diferentes aspectos de los peces de cultivo que permiten optimizar la producción.

Durante su charla, el CEO de la compañía, Bryton Shang, “reconoció que el valor del producto no está en la cámara, podría ser la misma que tenemos en nuestros teléfonos. El valor está en el software”, reconoció Shang, quien expresó que sus algoritmos permiten conocer cómo se alimentan los peces, cuál es su estado de salud e, incluso, la biomasa ya que se pueden identificar uno a uno”.

A juicio de este ingeniero, “esta tecnología permitirá tener centros de cultivo cada vez más automatizados, que se pueden manejar por si solos”, puntualizó Shang.

Desarrollo nacional

Víctor Valerio, es un experimentado ejecutivo chileno que decidió, hace unos seis años, comenzar a desarrollar su propio sistema de alimentación basado en inteligencia artificial. Gracias a la participación de ingenieros especializados en países como Alemania, Valerio logró crear 3se, un servicio que se basa en la visión artificial para conocer el comportamiento de los peces.

El desarrollo, que ya está siendo empleado por salmonicultoras nacionales, analiza diferentes parámetros que permiten conocer la apetencia de los peces e, incluso, en un futuro próximo adelantará a los cultivadores la presencia de cáligus u otros síntomas de la salud de los peces.

Para Valerio, “el trabajo de alimentación no será solo para humanos, ellos deberán ser asistidos por herramientas como las que planteamos hoy”.

Hidroacústica

Sunil Kadri es un reconocido consultor acuícola internacional. Profesor y empresario, desde hace unas semanas comenzó a vivir en Puerto Varas para difundir los alcances de CageEyes, la compañía que puede “mirar” a los peces basada en la hidroacústica, un tipo de sonar que es instalado en el fondo de las balsas jaulas y permite “ver” diferentes aspectos del comportamiento de los ejemplares de cultivo.

“Sus beneficios es que puede observar grandes volúmenes de peces, en cada segundo, permitiendo conocer su comportamiento cuando los ejemplares son alimentados y su relación con la luz natural”, comentó Kadri, mientras mostraba gráficos que daban cuenta de la ubicación de los salmónidos dentro de la columna de agua o los momentos de mayor apetencia.

“Los sistemas hidroacústicos pueden trabajar con otros sistemas existentes para determinar de mejor manera el comportamiento de los peces”, aseveró Sunil Kakri, agregando que hoy están avanzando en inteligencia artificial y machine learning para conocer otros aspectos del comportamiento de los peces de cultivo.