Este lunes 4 de noviembre se llevó a cabo la junta extraordinaria de accionistas de Invermar en donde se acordó que la empresa deje de estar afecta a las normas que rigen a las sociedades anónimas abiertas por haber dejado de cumplir, por más de seis meses, con las exigencias de la letra c) del inciso segundo del artículo 5 de la ley de mercado de valores para estar obligada a inscribir sus acciones en el Registro de Valores.

En la misma línea, se acordó solicitar a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) la cancelación de la inscripción de la sociedad y sus acciones en el Registro de Valores.

Eso, junto con otorgar amplias facultades al directorio para los efectos de dar cumplimiento a los acuerdos adoptados por la junta.

“Sin perjuicio de lo que se informará oportunamente, se comunica que los accionistas disidentes tienen derecho a retiro en conformidad con las normas legales vigentes”, aclaró el presidente de Invermar, Roberto Izquierdo Menéndez, en el hecho esencial remitido al presidente de la CMF, Joaquín Cortez Huerta.