El pasado jueves 14 de noviembre, se conoció que la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de Estados Unidos abrió una investigación criminal que involucra acusaciones por colusión entre empresas salmonicultoras, la cual se suma a la iniciada en febrero por la Unión Europea (UE) y a la posterior demanda colectiva -presentada a fines de abril- en donde clientes afirman haberse visto perjudicados por la “coordinación ilegal” de los precios cobrados a los compradores directos de salmón en el mercado norteamericano.

LEA >> Estados Unidos abre investigación por posible colusión de precios entre salmonicultoras

La primera de las aludidas en referirse a esta nueva indagatoria fue Mowi, que aseguró que “no hay base para la inspección de la UE” y que las quejas de la demanda colectiva “claramente carecen de fundamentos; al igual que cualquier investigación criminal en Estados Unidos”.

A su vez, la mayor salmonicultora del mundo aseguró que “cooperará plenamente” con el Departamento de Justicia y proporcionará, según lo solicitado, “toda la información relacionada con nuestras filiales en Estados Unidos”.

En línea con lo sostenido por Mowi, Grieg Seafood y Leroy Seafood Group (LSG) también rechazaron las acusaciones. La primera, que controla a Ocean Quality AS, cuyas subsidiarias en Estados Unidos son Ocean Quality USA, Inc. y Ocean Quality Premium Brands, Inc., respondió a través de su gerenta global de comunicaciones, Kristina Furnes, quien reconoció que “a la luz de la investigación de la Comisión Europea sobre el posible comportamiento anticompetitivo en el sector de cultivo de salmón, y las quejas de acción de clase en Estados Unidos relacionadas con el mismo asunto, la División Antimonopolio nos ha informado que Ocean Quality recibirá una citación por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos, que iniciará su propia investigación sobre el tema”.

Luego, la ejecutiva afirmó que Grieg Seafood “no tiene conocimiento de ningún tipo de práctica que socave la competencia en la UE o los Estados Unidos”. Y añadió: “Estamos cooperando totalmente con la Comisión Europea y también cooperaremos con el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ, por su sigla en inglés)”.

Por su parte, LSG puntualizó “que no hay base para las investigaciones”, y que “lo mismo se aplica a las quejas de demandas colectivas en Estados Unidos, donde Leroy considera que no tienen mérito”.

SalMar

Al igual que las mencionadas productoras de salmónidos de origen noruego, SalMar -cuyos capitales también son del país nórdico- confirmó que recibió una citación de la División Antimonopolio del DOJ.

“Consideramos que no hay base para la inspección de la UE y que las quejas de la demanda colectiva claramente carecen de fundamento. Esto se aplica igualmente a cualquier investigación criminal en Estados Unidos”, adujo SalMar, aseverando que “cooperará con el Departamento de Justicia y proporcionará toda la información solicitada”.

Por otro lado, comunicó que durante el tercer trimestre (3T) de este año registró un EBIT operativo (beneficio antes de intereses e impuestos) de NOK$613,5 millones (US$67,5 millones*), en comparación con los NOK$939,1 millones anotados en igual periodo del 2018.

“Para el Grupo SalMar, el tercer trimestre fue una experiencia mixta. Es que mientras el centro de Noruega registró resultados satisfactorios, en línea con nuestras expectativas, y Ventas y Procesamiento también logró buenos resultados gracias a operaciones eficientes y una buena asignación de volúmenes en un período difícil con precios en descenso, el desempeño del norte de Noruega fue muy débil”, argumentó el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de SalMar, Gustav Witzøe.

Luego, el timonel de la compañía adujo que están buscando posibilidades para mejorar su rendimiento operacional. “A través de la creación de SalMar Ocean, nuestro objetivo es coordinar y fortalecer nuestros esfuerzos en la salmonicultura en alta mar. Vemos un potencial significativo en el offshore y al hacer esto queremos mantener nuestra posición de liderazgo en dicha área, tanto en relación con los desarrollos tecnológicos y la producción biológica. Esto contribuirá a un desarrollo ambientalmente sostenible de la industria acuícola noruega en los años venideros”, expresó Witzøe.

*NOK$1 = US$0,11

Presione aquí para más detalles de los resultados financieros de SalMar.