La Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Industria Pesquera de la región del Biobío (Fesip) emitió una declaración pública donde manifiesta que “seguiremos  apoyando las justas y necesarias demandas sociales que nuestro pueblo sostiene y que mantiene en estas semanas de movilizaciones, las que este Gobierno ha intentado callar a cualquier precio; las que han sumados muertos y heridos por la brutal represión que ha sufrido nuestro pueblo”.

El gremio añadió que los chilenos se cansaron de ver con impotencia cómo en este país ha proliferado la desigualdad y el abuso en diversos ámbitos, citando, por ejemplo, la colusión de farmacias, pollos, papel higiénico, los sueldos, los subcontratos, los peajes, la educación, la salud, la vivienda, la usura de los bancos, las AFP, el agua y la luz, “que no nos han permitido vivir dignamente, con una nula posibilidad de terminar el mes, obligándonos a endeudarnos para sobrevivir”.

Es por esto que los trabajadores pesqueros “queremos un cambio urgente en nuestro país en todas las materias que nos afectan y para esto se hace necesario un cambio de constitución a través de un proceso de asamblea constituyente, que incluya la opinión de todas las fuerzas vivas de nuestra sociedad, para así tener una verdadera y representativa constitución”.

Para los trabajadores de plantas de proceso es necesario –dijeron– incluir en la nueva constitución un Ministerio del Mar. “No podemos con la cantidad de kilómetros de costa (4.500), ser administrados por una Subsecretaría que no ha sido capaz de resolver los problemas de fondo que se han presentado”, manifestaron.

“Además, nos ha tocado sufrir la incapacidad y el nulo entendimiento en materias pesqueras que han tenido los legisladores a la hora de votar proyectos pesqueros, lo que ha perjudicado gravemente los intereses de los trabajadores (as) de las plantas de proceso, dejando muchos de ellos sin empleo producto de no tener una lectura adecuada de los temas (ley de la jibia)”, agregaron.

Los trabajadores de planta seguirán atentos, por ahora, a la ley corta de pesca, “la que seguramente traerá más cesantía a nuestras comunas donde se concentran las plantas de proceso”, sostuvieron.

Por todo lo anterior, la Fesip solicita que se resuelvan los siguientes puntos:

-Nueva constitución.

-No más AFP.

-Pensiones básicas de $ 350.000.

-Sueldo mínimo de $500.000.

-Fin a los subcontratos.

-Nuevo código del trabajo (que se paguen los años de servicio efectivamente trabajados.)

-Pensiones de $550.000 para todos los trabajadores que hayan cotizado por más de 20 años.

-Ministerio del Mar.

-Indemnización y pensiones para todos los trabajadores que perdieron su empleo por la Ley de la Jibia y los que lo perdieran por la ley corta que se tramita en el Congreso.

-Fin al subsidio forestal.

-Recuperación por parte del Estado de todos los recursos naturales.

-Fortalecimiento del sistema de salud (Fonasa)

-Eliminación de los contratos diarios en el sector pesquero.