Los conservacionistas están centrando su atención en la Unión Europea (UE) justo antes de una reunión internacional de naciones pesqueras que podría decidir el futuro de las especies amenazadas de marrajo (tiburón). La Unión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) va a estudiar el preocupante dictamen científico sobre el estado del marrajo dientuso en su reunión anual, que se celebrará del 18 al 25 de noviembre en Palma de Mallorca. Para invertir el declive de la población del Atlántico norte, gravemente sobreexplotada, los científicos recomiendan que ICCAT prohíba totalmente a los pescadores la retención a bordo de las capturas de esta especie.

Según lo informado, ni la UE ni ICCAT han introducido cuotas de pesca para el marrajo. La UE ocupa la primera posición mundial en términos de desembarques de marrajo, principalmente por parte de buques de España.

“El estado de conservación del marrajo dientuso del Atlántico norte es atroz y la UE es la principal culpable de ello”, afirmó Ali Hood, directora de conservación en la organización Shark Trust. “Año tras año, las flotas españolas han capturado más marrajos que cualquier otro país. Mientras tanto, la UE ha ignorado incontables advertencias de sobrepesca y ni siquiera ha conseguido limitar la cantidad de marrajos que pueden desembarcarse. No sorprende que el resultado de todo ello sea desastroso. La presente reunión de ICCAT supone una encrucijada decisiva para los gestores de la pesca de la UE. Ha llegado el momento de acabar de una vez con las políticas pesqueras temerarias para el marrajo y de empezar a guiar a ICCAT hacia la adopción de unos dictámenes científicos acuciantes y que no dejan lugar a dudas”, añadió.

El marrajo dientuso es una de las especies de tiburón económicamente más valiosas y está valorado por su carne y sus aletas, pero también como atracción en el submarinismo deportivo. Su crecimiento lento hace que sea excepcionalmente vulnerable a la sobrepesca. El agotamiento de esta población oceánica altamente migratoria resulta especialmente patente en el Atlántico norte. Sobre la base de nuevos análisis, los científicos de ICCAT advierten que las capturas anuales de marrajo dientuso del Atlántico norte deben reducirse de los niveles recientes (~3.000 toneladas métricas) a tan sólo ~300 toneladas para ofrecer a la población una oportunidad decente (60%) de restablecerse en un plazo de cinco décadas. Su decisión de recomendar una prohibición total para esta población también tiene en cuenta la mortalidad derivada de las capturas accesorias.

En marzo de 2019, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) clasificó al marrajo dientuso (y también al marrajo carite) «en peligro» sobre la base de los criterios de la Lista Roja. En agosto, la UE y 27 copatrocinadores tuvieron éxito en su propuesta de inclusión de ambas especies en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites). A finales de noviembre, se exigirá a las partes de Cites (que incluyen todas las partes de ICCAT) que demuestren que las exportaciones de marrajo provienen de pesquerías legales y sostenibles.

“Hace tan sólo unos pocos meses, la UE saltó a la palestra mundial para contribuir a conseguir unos compromisos internacionales de conservación para los marrajos dentro del marco de Cites, pero, hasta la fecha, brillan por su ausencia los esfuerzos de la UE para cerciorarse de que estas obligaciones se implementen mediante restricciones pesqueras”, explicó Sonja Fordham, presidenta de Shark Advocates International.

“Tenemos la esperanza de que el año 2019 siga siendo un año decisivo para la conservación del marrajo, pero conseguir un verdadero progreso depende de que la UE dé un paso adelante y luche por la introducción de la prohibición de pesca de marrajos que recomiendan los científicos. Esto es fundamental para salvar esta valiosa población de tiburones del colapso absoluto. Ha llegado realmente el momento de la verdad», añadió la ejecutiva.