“Tres de nuestros centros de cultivo, Binns Island, Bawden Point y Ross Pass, todos ubicadas dentro de nuestra área operativa de Tofino, están experimentando floraciones de algas nocivas que están afectando a nuestros peces”, comentó recientemente el director gerente de Cermaq Canadá, David Kiemele, agregando que “estamos viendo dos tipos particulares de algas en estas regiones: chaetoceros concavicornis y chaetoceros convolutes, ambos nativos del Océano Pacífico. Estas algas particulares tienen espinas rígidas que son perjudiciales para los peces cuando entran en contacto con las branquias. Las floraciones a menudo se asocian con eventos bajos de oxígeno disuelto y temperaturas cálidas del agua del océano y cambios climáticos, todo lo cual estamos experimentando o hemos experimentado”.

Según informó Cermaq, los centros de cultivo afectados están tomando todas las medidas para reducir los impactos en los salmónidos. “En el caso de las algas, tenemos varias herramientas que podemos usar. El primero es minimizar la actividad en el sitio del centro de cultivo para ayudar a reducir cualquier posible estrés para nuestros peces. También ralentizamos o dejamos de alimentar a nuestros peces, lo que ayuda a mantenerlos a profundidades más profundas, debajo de las algas. Estamos ejecutando nuestro sistema de surgencia que ayuda a bombear agua desde profundidades más profundas de los océanos hacia el sistema, lo que ayuda a diluir las algas. En algunos casos podemos usar zócalos de algas, que es una barrera física colocada alrededor del perímetro del centro a una profundidad de varios metros, lo que ayuda a evitar que las algas entren al sistema. En este caso, las algas han ingresado al sistema, por lo que las faldas no serían efectivas”, agregó Kiemele.

Cermaq Canada se encuentra en la costa oeste de Canadá con unos 300 trabajadores. Cermaq tiene 25 licencias de cultivo de salmón y opera cuatro hatcheries en el norte de la isla de Vancouver.

*Fotografía: Cermaq Canadá.