Mañana, sábado 30 de noviembre, se conmemora el Día de la Acuicultura. Dentro de este contexto, el presidente de la Asociación de Mitilicultores de Chile (AmiChile A.G.) ha querido felicitar a quienes han creído “en una actividad tan bonita que nos ha costado a todos mucho trabajo para llevarla al puesto mundial que hoy ocupa”.

Consultado por AQUA, el dirigente comentó que la mitilicultura chilena es una industria joven, nacida en los años 40´, pero con no más de 20 años de verdadera industrialización. “En estos 19 años, el crecimiento de la actividad ha sido sostenido, de alrededor de un 21%. Además, se han logrado consolidar los mercados más importantes del mundo con los productos que se elaboran en Chile; ello gracias a una buena supervisión sanitaria de las áreas de cultivo y de las plantas de proceso, con una normativa fuerte”. Este último aspecto, dijo, es muy importante, “ya que refleja el por qué estamos en segundo lugar en el mundo en cultivo de choritos y primeros en exportaciones”.

En cuanto a los principales desafíos del sector, Branco Papic comentó que uno de los más relevantes tiene que ver con abrir nuevos mercados, pues todavía hay mucho potencial para crecer. “De manera interna, en tanto, hay que fortalecer las instituciones que supervisan el funcionamiento de la industria en general, principalmente, en temas sanitarios e investigación y desarrollo, como es el manejo de los residuos sólidos y líquidos hacia una economía circular. Debemos enfocarnos en esa dirección, creando buenas bases para una industria sustentable”, sostuvo.

Añadió que “tampoco podemos olvidarnos de la conectividad, porque en la provincia de Chiloé, por ejemplo, tenemos muy mala infraestructura, lo que entorpece las operaciones en general, tanto de los cultivos como de las plantas de proceso. A futuro, si no se hace nada al respecto, esta situación va a limitar el crecimiento y desarrollo de la actividad”.

El representante de AmiChile llamó a los mitilicultores a crecer responsablemente y tratar de incorporarse cada día más al mundo sosteniendo buenas prácticas de cultivo, así como avanzando certificaciones que acrediten la sustentabilidad del sector. Agregó que hay que mejorar, de igual forma, los rendimientos productivos de los sitios, pero en armonía con las comunidades y el medio ambiente.

“Quiero invitar a aquellos mitilicultores de otras regiones del país, que se encuentran incursionando en este ámbito, a que sigan adelante y que contarán con todo el apoyo de los mitilicultores de la región de Los Lagos. Sigamos trabajando unidos para fortalecer esta actividad, obteniendo más reconocimiento por la gran importancia que tiene en la economía de Chile”, concluyó.