La directora del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, firmó la modificación al convenio de mutua colaboración entre el ente público que representa y la Universidad Austral de Chile (UACh), Sede Puerto Montt.

Los cambios están destinados a mejorar la coordinación administrativa de un convenio vigente desde el año 2016, que ha permitido mantener el área de Quellón, provincia de Chiloé, en la región de Los Lagos, libre de la plaga Alexandrium catenella. En el marco de este acuerdo, el Centro Regional de Análisis de Recursos Marinos y Medio Ambiente (CERAM) de la UACh dispone de profesionales y técnicos que realizan los muestreos y certificaciones. Su labor se concentra en los wellboats, medio de transporte acuático que traslada recursos hidrobiológicos desde la región de Aysén a Los Lagos, y puede ser portador de A. Catenella, por lo que su control resulta de vital importancia para la actividad acuícola y pesquera.

“Hasta ahora la gestión realizada por el CERAM ha sido exitosa y reconocida por todos los integrantes de la llamada Mesa de Marea Roja de Quellón. Esta mesa está integrada por representantes de los mitilicultores, pescadores artesanales, pueblos originarios, centros de cultivo y plantas de proceso de salmones, wellboats, la Capitanía de Puerto, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), Sernapesca, la Oficina de Pesca de la Municipalidad y el alcalde de Quellón, Cristian Ojeda Chiguay. Su coordinación y apoyo mutuo ha sido fundamental para evitar la propagación de la microalga, que está circunscrita y controlada en la región de Los Lagos”, subrayaron desde la Sede Puerto Montt de la UACh, recordando que la Línea FAN (Floraciones Algales Nocivas) ubicada en 43°22’s fue establecida por resolución de la Subpesca en 2009.

Esa línea delimita el área de plaga Alexandrium catenella que está al sur de dicho sector y el trabajo colaborativo consiste en evitar que se disemine al norte de la Línea FAN.

RELACIONADO >> Entregan detalles de expedición científica que estudia las algas nocivas en Chile