Un nuevo reporte “Clima, naturaleza y un futuro con 1,5°C: Una síntesis de los informes del IPCC e IPBES”, publicado este miércoles 11 de diciembre por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés), reafirma a la naturaleza como parte de la solución para la crisis climática que enfrentamos; resalta también la necesidad urgente de que los países trabajen de manera conjunta con las ciudades y el sector privado para lograr una transición justa y enfrentar de manera eficaz las presiones crecientes en un mundo cuya temperatura promedio aumenta progresivamente. Además, advierte que alcanzar el objetivo de 1,5°C requerirá un liderazgo más fuerte y acciones inmediatas que logren el cumplimento de las metas del Acuerdo de París.

LEA >> Entre 100 y 300 millones de personas podrían verse amenazadas si la crisis de los océanos continúa

LEA TAMBIÉN >> Océanos: El gran vacío de información científica que Chile debe revertir

Este reporte de síntesis reúne cuatro informes de Naciones Unidas presentados durante los últimos dos años: los tres informes especiales del IPCC durante el Sexto Ciclo de Evaluación y la Evaluación Global de IPBES sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.

“Clima, naturaleza y un futuro con 1,5°C” analiza de manera detallada cómo la naturaleza -biodiversidad y ecosistemas- se ven afectados por el cambio climático y destaca que ecosistemas saludables y fortalecidos son esenciales para construir la resiliencia necesaria a los impactos de un clima cambiante. Las soluciones basadas en la naturaleza son parte de una respuesta global a la crisis climática, pues de acuerdo con el informe, una reducción drástica y rápida en el uso de combustibles fósiles no será suficiente.

LEA >> Piden plan de acción mundial para proteger los bosques de algas

La falta de ambición global para combatir la crisis climática y de biodiversidad es alarmante, y los países presentes en la COP25 de Madrid deberían tomar acciones inmediatas para asegurar que la temperatura global se mantenga por debajo de 1,5°C. Una amplia descarbonización y las soluciones basadas en la naturaleza deben ser parte de los planes climáticos de cada país y las razones para que esto sea así han sido plenamente documentadas y respaldadas por la ciencia. Pueden ayudar a la mitigación del cambio climático, reducir riesgos asociados al clima para comunidades vulnerables y resultar en un futuro más sostenible para todos.

LEA >> COP25: Presentan libro con las cifras del cambio climático

LEA TAMBIÉN >> COP25: Piden que Estados Unidos y la UE asuman más de la mitad del costo de reparar el daño causado por los desastres climáticos en los países en desarrollo

RELACIONADO >> Centro chileno presenta nuevas tecnologías para acercar la ciencia a la ciudadanía

Manuel Pulgar-Vidal, líder de la práctica global de clima y energía, aseguró que ya no es tiempo de debatir, sino de actuar.  “Solo un dramático incremento en la ambición colectiva puede responder a esta crisis climática que vivimos. Necesitamos que la naturaleza alcance un nuevo nivel político global reconociendo las interrelaciones entre las pérdidas de naturaleza y el cambio climático y el rol fundamental que esta cumple en adaptación y mitigación al calentamiento del Planeta. Por esto, hacemos un llamado a todos los gobiernos presentes en la COP25 a que incrementen las soluciones basadas en la naturaleza en sus planes climáticos nacionales”.

LEA >> José Villalón en COP25: Las empresas del sector privado deben desempeñar un papel ético mayor

El reporte demuestra cómo salvando la naturaleza, impulsamos los cambios necesarios para estar por debajo de 1,5°C y garantizamos la efectividad de la adaptación mientras sentamos las bases para vidas más felices, saludables, enriquecidas culturalmente y conectadas socialmente.

Stephen Cornelius, asesor jefe en cambio climático de WWF, manifiesta que “los científicos ya hicieron su parte y ahora es turno de los gobiernos y otros actores. Durante el año pasado la ciencia reunió todos los análisis y resultados que demuestran la necesidad de limitar el calentamiento global a 1,5°C. Nuestros líderes políticos y del sector privado deben prestar atención a estas advertencias sobre los riesgos de sobrepasar este límite y las consecuencias irreversibles que ocurrirán si no logramos incrementar la ambición para reducir las emisiones e integrar las soluciones basadas en la naturaleza”.

Anne Larigauderie, secretaria ejecutiva de la IPBES, aseguró que el cambio climático ya está impactando a la naturaleza en todos los niveles. “Recibimos este reporte de WWF como otro ejemplo de cómo pueden usarse los resultados de la Evaluación Global sobre biodiversidad del IPBES y otro importante recordatorio de que proteger nuestro capital natural y nuestra calidad de vida requiere transformaciones profundas, una restructuración del sistema sobre aspectos sociales, tecnológicos y económicos, incluyendo paradigmas, objetivos y valores”.

RELACIONADO >> Gestión de residuos y cambio climático serían las principales preocupaciones ambientales de los chilenos

“Para Chile, entender la vinculación entre los resultados de la ciencia global en relación a clima y naturaleza es la base para aumentar la ambición de su compromiso frente al Acuerdo de París, incluyendo las áreas protegidas terrestres y aumentando la superficie de bosques a restaurar. Con esto contribuirá al cumplimiento del Acuerdo de París y a fortalecer su adaptación como país vulnerable al cambio climático. En su liderazgo en esta COP25, esperamos también que facilite los acuerdos para que los ecosistemas y la naturaleza queden reflejados en el texto de la decisión de esta importante cumbre global”, puntualiza Rodrigo Catalán, director de Conservación de WWF Chile.

LEA >> Ministra Schmidt: «Chile será el primer país en vías de desarrollo en establecer por ley la carbono neutralidad al 2050»

“Las dimensiones de la actual crisis hacen necesario el involucramiento de todos los sectores, como lo hemos visto en esta COP25 en Madrid, donde por primera vez participaron los ministros de Finanzas de más de 15 países para suscribir una declaración que compromete el generar condiciones para una transición hacia una economía baja en carbono y con un crecimiento resiliente al clima. Esperamos que también se incorpore a la naturaleza a través de mecanismos financieros como bonos soberanos destinados a fondos de conservación para las áreas protegidas o la restauración ecológica”, agrega Ricardo Bosshard, director de WWF Chile.

El reporte también reconoce la oportunidad del 2020 con el encuentro de los líderes programado para tomar decisiones definitivas sobre la naturaleza, el clima y el desarrollo. WWF y otros hacen un llamado a asegurar un Nuevo Trato por la Naturaleza y las Personas, que reúna estas agendas y revierta la pérdida de naturaleza para 2030.

Descargue aquí el reporte completo >> Clima, naturaleza y un futuro con 1,5°C