En Hendrix Genetics optaron por un modelo de producción de ovas de salmón Atlántico (Salmo salar) de ciclo cerrado, que garantice la máxima bioseguridad para sus clientes. En este modelo, un elemento clave es la información que generan los grupos “Centinela”, que son representantes de todas las familias de cada clase de año, y que son enviados a centros de cultivo para evaluar su desempeño bajo condiciones comerciales de engorda.

RELACIONADO >> Hendrix comenzó programa para relevar a los proveedores locales en su cadena de valor

“La activa participación de nuestros clientes en este proceso nos ha permitido someter a nuestras familias a las diversas condiciones de cultivo de la industria; y de manera particularmente interesante, someter las mismas familias a condiciones muy diferentes de producción, como son las regiones más tradicionales de cultivo (Los Lagos o Aysén) versus una región muy particular por sus condiciones naturales de fotoperíodo y temperatura como la región de Magallanes y de la Antártica Chilena”, explican a AQUA desde Hendrix, precisando que en genética, este tipo de evaluaciones se conoce como la “Interacción Genotipo x Ambiente”.

Por ejemplo, el primer caso de estudio lo comenzaron a inicios de 2017 al ingresar grupos “Centinela hermanos” a los centros “Margarita” de Multiexport (Aysén) y “Entrada Bahía Tranquila 2” de Salmones Magallanes (región de Magallanes).

Los resultados mostraron importantes diferencias de desempeño familiar entre los dos ambientes, siendo este un factor decisivo al momento de definir el ránking de “mejores familias” (las “mejores familias” en crecimiento, por ejemplo, en la región de Aysén no eran las mismas que en Magallanes).

De tal forma que al seleccionar reproductores usando como métrica los mejores resultados de desempeño medido en sus hermanos en Magallanes, la producción de ovas destinadas a esa región mostraría una mejora de 615 gramos al peso de cosecha. Y viceversa, al identificar las mejores familias en la región de Aysén, se mejoraría el peso de cosecha en 795 gramos. Casos contrarios, se pierde potencial de crecimiento entre -150 y -187 gramos, respectivamente.

En este marco, Hendrix enfatiza que “la coordinación con nuestros socios estratégicos que nos facilitan el acceso a sus centros de cultivo y las plantas de proceso para obtener la valiosa información de crecimiento, calidad de carne, rendimientos, entre otros, es vital para estos importantes desarrollos”. A la fecha, la firma especializada en genética animal ha contado con la colaboración de Multiexport, Salmones Magallanes, Camanchaca, Yadrán, Bluriver, entre otras productora de salmónidos.

LEA >> Hendrix y Salmones Aysén se asocian para mejorar la genética del coho

LEA TAMBIÉN >> El aporte de la genética: Derribando mitos en torno al salmón coho

Para cerrar, Hendrix sostiene que la sucesiva confirmación de los resultados de las evaluaciones “Genotipo x Ambiente”, ha permitido “diseñar productos diferenciados por zonas productivas: Challenger (Los Lagos y Aysén) y Explorer (Magallanes); aportando así con un innovador enfoque a la productividad de la industria salmonicultora chilena”.

LE PUEDE INTERESAR >> Harina de insectos: Hendrix destaca el crecimiento de Protix

*La foto destacada es de contexto y corresponde al archivo de Hendrix.