La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) concluyó que su autoridad como ente regulador contempla que pueda regular el material utilizado para modificar la composición genética de un animal.

Es así como la FDA aprobó la solicitud de la empresa AquaBounty para crear, a través de la manipulación genética, un tipo de salmón que crece hasta madurar más rápido de lo normal. Como condición de aprobación, la FDA impuso restricciones sobre cómo y dónde se cultiva el salmón, para reducir el riesgo de que el salmón modificado -de nombre AquAdvantage- se cruce con el salmón normal.

LEA >> FDA permite a AquaBounty producir su salmón en Estados Unidos

LEA TAMBIÉN >> CEO de AquaBounty: “Estamos encantados con el progreso de nuestro salmón en el centro de Indiana”

La aprobación de la FDA frente al salmón transgénico ha generado una demanda por parte de una coalición de grupos ambientales e industriales. La demanda es tanto un ataque general contra la autoridad de la FDA para regular la ingeniería genética de los animales como un ataque dirigido al proceso particular por el cual la agencia aprobó el salmón.

“En su mayor medida, las partes han dejado para una fecha posterior la adjudicación de reclamos específicos relacionados con la aprobación del salmón. Y aunque insisten en que la FDA carece de la autoridad para regular la ingeniería genética de los animales, los demandantes no han explicado cómo esta conducta puede ser regulada por la ley actual. Por lo tanto, parece que su argumento, si tiene éxito, crearía un vacío regulatorio en el que las compañías serían libres de diseñar genéticamente animales sin una supervisión reguladora significativa (a menos que el Congreso pudiera acordar una legislación que restrinja la ingeniería genética de los animales). Pero incluso sin considerar estas consecuencias, la afirmación de autoridad de la FDA es válida. Según el lenguaje claro de la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos, la FDA tiene la autoridad de exigir a las compañías que busquen su aprobación antes de crear y producir animales genéticamente modificados”, dice en su sentencia el juez Vince Chhabria de la Corte del Distrito Norte de California.

Luego, adujo que quizás el material genético utilizado para modificar un animal no parece una “droga” en el sentido coloquial, pero lo que importa es la definición legal. Y la definición legal de “droga” es mucho más amplia que el significado ordinario de esa palabra, y la modificación de la composición genética de un animal cae directamente dentro de la definición legal.

En ese marco, el juez Chhabria adujo que debido a que la FDA posee la autoridad para regular esta conducta, y por las razones adicionales establecidas en el fallo, el gobierno prevalece en gran medida en esta ronda del litigio.

En tanto, se llevará a cabo una audiencia en mayo de 2020, específicamente en la segunda ronda, que implica la cuestión de si la aprobación de la agencia sobre el salmón transgénico fue defectuosa, incluso si su afirmación general de jurisdicción sobre la ingeniería genética es legal.

Descargue aquí el fallo >> Case-GMO-Salmon

RELACIONADO >> Realizan encuesta sobre organismos genéticamente modificados

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Saludconlupa.com