Como la concreción de un largo proceso en la búsqueda de alternativas no farmacológicas para el tratamiento del piojo de mar, es que en el marco del Proyecto Caligus liderado por la empresa Aquabench, se dará inicio en febrero a las operaciones de la barcaza piloto con el sistema de tratamiento térmico Optilice®, traído por la compañía noruega Optimar e implementado en el país por CPT Empresas Marítimas.

Actualmente, el Proyecto Caligus está conformado por las empresas Australis Mar, Blumar Seafoods, Camanchaca, Cermaq, Marine Farm, Mowi, Multiexport, Salmones Austral, Salmones de Chile, Ventisqueros y Yadrán, quienes desde el 2013 trabajan de forma coordinada en la prevención y control del parásito y que este mes visitaron la barcaza Canal Kirke instalada en Puerto Montt (región de Los Lagos), para conocer en detalle las operaciones.

Según lo explicado por el gerente Técnico de Aquabench, Daniel Woywood, el sistema Optilice®, lo que hace, es provocar una diferencia de temperatura entre el agua ambiente y la del tratamiento, logrando así desprender el parásito del pez, para luego filtrarlo y retenerlo en forma definitiva, “reduciendo la potencialidad de nuevo contagio con los mismos piojos”.

El ejecutivo añadió que Optilice® “corresponde a la última generación de su tipo que incluye mejoras como que además del sistema de agua caliente, incorpora la posibilidad de hacer el mismo tratamiento con agua fría, y avances como una bomba que asegura el movimiento unidireccional de los peces y un flushing o ducha para ayudar en el desprendimiento de parásitos, para que los salmones, después del tratamiento térmico, tengan un retorno a la temperatura ambiental de forma paulatina, todo orientado hacia bienestar del animal”.

En esa línea, el profesional señaló que el objetivo es probar el funcionamiento del sistema durante seis meses entre las regiones de Los Lagos y Aysén, “porque ya sabemos que funciona en condiciones sanitarias y ambientales del hemisferio norte, considerando además que de acuerdo a los datos del Anuario de Acuicultura 2018 del Norwegian Veterinary Institute (NVI), de la totalidad de los tratamientos no farmacológicos que se usaron durante el año 2018 un 68% correspondió a métodos térmicos (54,8% de los tratamientos totales), pero necesitamos probarlo en condiciones chilenas”.

Por ello, a la fecha Aquabench ha realizado ensayos de laboratorio que ayudan a determinar temperaturas óptimas, “por lo que además el sistema de tratamiento contará con un equipo permanente para monitoreo de la operación, conformado por un técnico de Optimar, otro de CPT y una especialista de Aquabench, quien tendrá la misión de analizar el tratamiento y la operación, junto a los aspectos sanitarios y el bienestar animal”, señaló Woywood.

A la visita que se realizó a la embarcación asistieron empresas que han aportado de forma relevante en el proyecto, como Cermaq, considerando su experiencia con el equipo SFI que funciona de forma mecánica por presión de agua; también Multiexport, quienes utilizaron en el pasado tratamientos térmicos; y Mowi, empresa innovadora en esta materia.

Potencial futuro

Sobre las expectativas en relación a su uso, Daniel Woywood valoró la posibilidad de poder contar con una nueva opción de control permanente y sustentable para combatir la enfermedad, haciendo hincapié en el “optimismo y ambiente colaborativo de probar alternativas no farmacológicas dentro de la caja de herramientas para el control del cáligus y el riesgo que asumen el grupo de empresas productoras y la empresa operadora en esta iniciativa”.

Finalmente, el gerente general de Salmones Camanchaca, Manuel Arriagada, relevó el hecho de ser la primera empresa en probar el nuevo sistema, la posibilidad de hacer este piloto en conjunto y todo el trabajo realizado de forma previa a la llegada de la máquina, esperando, ahora, tener pronto buenos resultados.