En Puerto Chacabuco, región de Aysén, el pasado viernes 24 de enero, y con la presencia de autoridades como el intendente (s), Julio Zúñiga; el vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), Pablo Terrazas, junto con el director regional, Raúl Morales; el alcalde de Aysén, Luis Martínez; el presidente de la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile), Arturo Clément, además del senador David Sandoval, impulsor del proyecto, se lanzó oficialmente el Programa Territorial Integrado (PTI) denominado “Desarrollo Competitivo de Canales y Fiordos de Aysén”.

LEA >> Congresista: “Los salmonicultores no pueden seguir trabajando como estaban hasta ahora”

La iniciativa establece metas para que, en un plazo de tres años, se aumente en un 10% las ventas de las compañías proveedoras locales a las empresas salmonicultoras, impulsando la creación de nuevos proveedores, aumentando en un 20% los contratos entre pymes de la región y grandes empresas, fortaleciendo la contratación y entregando mejor calidad de vida a los habitantes de la región de Aysén.

LEA >> Aysén: Fortalecen a proveedores de la salmonicultura

Y para ahondar en los alcances de este PTI, AQUA dialogó con el timonel de la Corfo, Pablo Terrazas.

¿Cuáles son los montos proyectados y en qué consiste?

Aysén es una región con un potencial tremendo, y con grandes recursos que queremos que sean bien utilizados para el desarrollo local. Por eso recientemente fuimos a la región a anunciar el inicio de la implementación del Programa Territorial Integrado (PTI) para potenciar la industria de proveedores del salmón, para que las ganancias se queden en la región.

Actualmente solo el 20% de la inversión en la región es privada, y queremos cambiar eso. Aysén es la zona número uno del país en el proceso de engorda del salmón, y este proceso es el de mayor costo para la industria. Anualmente, gastan US$500 millones en servicios, y gran parte de esto queda en otras regiones, por lo que fortalecer la industria local puede traer inmensas oportunidades de desarrollo para Aysén.

El PTI es un programa de tres años impulsado por Corfo, que cuenta con el compromiso de las empresas salmonicultoras y el Gobierno, y que contempla fomentar la inversión y el desarrollo tecnológico, generar infraestructura, capacitar capital humano, y potenciar la coordinación público-privada. Se fortalecerá el emprendimiento, y se crearán condiciones para la diversificación y sofisticación de la oferta, con el fin de aumentar la competitividad de los proveedores locales.

Aspiramos a, en el plazo anteriormente mencionado, aumentar las ventas de los proveedores a las salmonicultoras en 10%, impulsar la creación de 10% de nuevas empresas locales, aumentar en 20% los contratos entre grandes compañías y pymes, y capacitar a más de 160 personas.

Actualmente, y en forma general, ¿cuál es el diagnóstico del sector de proveedores en la región de Aysén? Por ejemplo: necesidades versus oferta, ventas actuales, número de empleo que entregan estas compañías, entre otras.

Hoy la industria salmonicultora gasta US$500 millones al año en servicios para la etapa de engorda en Aysén, y estimamos que, de ese monto, solo el 20% lo proveen desde la región, mientras la mayor parte de esos recursos se destinan principalmente a proveedores de la región de Los Lagos. Estimamos que hoy existen alrededor de 50 empresas proveedoras en Aysén, y además de aumentar su número, queremos capacitarlos y darles herramientas para que sofistiquen su oferta y puedan ofrecer un mejor servicio, profesionalizarse, e incrementar su competencia, lo que sin duda generará una cadena de valor importante para el desarrollo de la región.

Además de atender al sector salmonicultor, ¿qué otros requisitos deben cumplir los proveedores interesados en participar de este programa?

El programa convoca a todas aquellas empresas cuya actividad económica está vinculada con la prestación de servicios a la industria del salmón y que estén dispuestos a invertir tiempo y recursos para trabajar colaborativamente. No deben cumplir con ningún requisito en particular, solo las ganas de que el sector se desarrolle y el compromiso de participar de manera constante. Ello, porque la implementación de estrategias que generen encadenamiento productivo entre los productores de salmón y los proveedores locales, no es una tarea fácil. Requiere de coordinación, diálogo y preparación de las condiciones para que se pueda satisfacer en calidad y precio a ambas partes, y para eso desde Corfo y en conjunto con otros organismos públicos, dispondremos de los apoyos requeridos para promover y fortalecer esta asociatividad.

Queremos dinamizar la economía local y que el crecimiento de esta industria tan importante (que hoy explica el 22,6% del PIB regional), se refleje en el territorio.

Para poder optar a los beneficios del programa, ¿qué pasos o etapas deben seguir las empresas interesadas?

El PTI cuenta con un equipo de cinco personas que, a través de una reunión mensual, irán trabajando en las acciones a ejecutar. En este grupo habrá un representante de Corfo, uno del Gobierno Regional, uno de SalmonChile, uno de Mowi (salmonicultora que no es parte de la asociación), y un representante de los proveedores. A la vez, existirá un directorio ampliado que, cada tres meses, validará de manera más abierta las iniciativas. Serán trece personas, con más peso del sector privado.

En este sentido, lo más relevante es la participación, trabajar desde la acción y la generación de propuestas en estas mesas de trabajo. Requerimos de la participación de los distintos actores en la toma de decisiones y en las acciones que impulse el programa.

Cualquier interesado en participar de los programas de apoyo del PTI deberá acercarse o comunicarse con la Dirección Regional de Aysén o la oficina de SalmonChile, que es asociado a la iniciativa.

¿Cuáles son los principales resultados esperados al finalizar este PTI?

Fomentar el emprendimiento, la capacitación, la inversión privada, los encadenamientos productivos, el desarrollo tecnológico, y la infraestructura, principalmente. Pero, sobre todo, nuestro principal desafío es cambiarle la cara a la región y aportar con una mayor equidad territorial para Chile. Queremos ver una región que crece, genera oportunidades y desarrollo para todos sus habitantes, y aprovecha sus recursos para beneficiar su calidad de vida.

Lo que vimos en Aysén es una oportunidad real y tangible, que estaba siendo desaprovechada por quienes viven en la zona, porque esta industria existe, pero diversas variables y la falta de proveedores locales sofisticados y diversos, las lleva a buscar servicios en otras localidades, aumentando a la vez también sus costos de producción.

Este PTI generará un círculo virtuoso donde todos se beneficiarán: los proveedores, las empresas, el país, y sobre todo, los habitantes de la región de Aysén.

LEA TAMBIÉN >> Seremi de Ciencia: “La salmonicultura no solo puede ser moderna en tecnología”