Una temperatura récord se registró el pasado jueves 6 de febrero en la Antártida, donde los termómetros se elevaron hasta los 18,3 grados en la base argentina “Esperanza”, a poca distancia de las bases chilenas “Bernardo O’Higgins” y “Presidente Eduardo Frei Montalva”.

La temperatura coincidió con la presencia de un barco de Greenpeace en la zona, cuya tripulación dio cuenta de un día insospechadamente caluroso y cuyo registro supera en casi un grado a los 17,5 grados centígrados registrados el año 2015.

LEA >> Organismos antárticos están experimentando variaciones de temperatura

LEA TAMBIÉN >> Nuevas especies y posibles extinciones: El impacto del cambio climático en la biodiversidad

RELACIONADO >> Evalúan la vulnerabilidad de los corales de agua fría ante el cambio climático

Frida Begtsson, quien lidera el grupo de investigación medioambiental de Greenpeace que lleva un mes navegando en la Antártida, enfatizó: “Hemos sido testigos de una temperatura impactante y que deja en evidencia que los efectos del calentamiento global se están dejando sentir con fuerza en esta zona del Planeta”.

La península Antártida próxima a América del Sur -en donde se registró la temperatura récord- es una de las zonas del mundo en donde más se ha elevado la temperatura en los últimos 50 años, con registros que la ubican con un alza de casi tres grados, con la consiguiente aceleración en la pérdida de masa de la capa de hielo, la cual ha contribuido a elevar los niveles del mar en los últimos años.

Los 18,3 grados del último jueves se comparan con la temperatura promedio en la Antártida, la cual oscila entre los -10 grados en la zona costera hasta los -60 grados en los puestos más altos de su interior.

LEA TAMBIÉN >> Enfatizan en la importancia de la igualdad de género en la lucha contra el cambio climático

*Fotos: gentileza Greenpeace.