Actualmente en Chile existen pesquerías de peces altamente migratorios, que se desarrollan dentro y fuera de la Zona Económica Exclusiva (ZEE), como el pez espada y dorado de altura, y como fauna acompañante se capturan tiburones oceánicos, y una alta diversidad de peces óseos.

La administración de estas pesquerías es un desafío ya que constituyen sistemas socioeconómicos complejos, en la cual se interactúan con flotas de altura de la Unión Europea (UE), Japón, Taiwán y otros países.

En ese contexto, en el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) enfatiza que Chile necesita generar información científica para conocer la dinámica de las flotas, poblaciones y las interacciones ecológicas en los ecosistemas pelágicos.

Es así como el IFOP, consciente del rol que cumple la investigación pesquera, ha reforzado la toma de información de estas especies tanto en sus puertos de desembarques como a bordo de naves rederas artesanales.

Taller para observadores científicos

Entre el 28 y 30 de enero en Viña del Mar, región de Valparaíso, en el marco de las actividades anuales del “Proyecto ASIPA – Seguimiento de Pesquerías de Recursos Altamente Migratorios, Aspectos Biológicos Pesqueros”, se realizó el “Taller de Capacitación de Observadores Científicos (OC) 2020”.

Los OC son técnicos y profesionales capacitados para recopilar datos de las actividades pesqueras y muestras biológicas de las especies capturadas. Basados en esta información, los científicos del IFOP generan los conocimientos de las pesquerías y prestan la asesoría científica que requiere la institucionalidad pesquera del país; en particular, la que es solicitada por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) para el manejo sustentable de las pesquerías altamente migratorias.

La Dra. Patricia Zárate explicó que dentro de las actividades realizadas por los observadores científicos también se encuentran el registro de la captura incidental de tortugas, aves y mamíferos marinos, y el avistamiento de mamíferos marinos a bordo de plataformas de diseño fijo. “Estas actividades se llevan a cabo bajo el marco del ‘Proyecto ASIPA – Seguimiento de Recursos Altamente Migratorios, Enfoque Ecosistémico’, y durante la jornada del 30 de enero, se revisaron los resultados del año 2019 y posteriormente se realizaron presentaciones y discusiones relacionadas con la identificación de especies, el monitoreo biológico y la toma de muestras para el año 2020”, dijo la Dra. Zárate.

Luego, subrayó que estas oportunidades de conversación con los OC son fundamentales, por una parte, para conocer los desafíos y problemáticas de su trabajo a bordo de las embarcaciones de las flotas pesqueras y, por otra, para reforzar sus conocimientos. “Los OC son el pilar de la investigación científica que realizamos en el Instituto y, por lo mismo, es de mucha importancia que ellos colecten la información de la mejor manera”, añadió.

En tanto, Patricio Barría, quien e investigador y jefe del primer proyecto, dijo sobre el taller que es una actividad de la planificación anual, con el propósito que los OC tomen conocimiento del objetivo del proyecto y de los desafíos científicos y técnicos.

“La demanda de información científica cada día es mayor, debido a que son pesquerías administradas en el país y también asociadas a la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) en la cual se deben cumplir ciertos estándares de calidad, así como también requerimientos de información adicional que complementan la actividad pesquera”. Además, Barría enfatizó en el “importante trabajo que realizan los observadores científicos, ya que es una labor exigente no exenta de riesgos, como es el monitoreo de las pesquerías de altura, y es crucial e insustituible para poder asesorar a la autoridad sectorial para fundamentar científicamente la regulación y el ordenamiento pesquero”.