La septicemia rickettsial del salmón (SRS o piscirickettsiosis) es una enfermedad que cada año causa millonarias pérdidas a la industria salmonicultora de Chile. Y aunque numerosas vacunas para SRS están actualmente registradas para su uso en el país, hay poca evidencia de su efectividad en condiciones de campo.

Ante esta situación, Jonathan Happold, Rohan Sadler, Anne Meyer, Alison Hillman, Brendan Cowled, Catriona Mackenzie, Alicia Gallardo y Angus Cameron elaboraron un artículo científico titulado “Effectiveness of vaccination for the control of salmonid rickettsial septicaemia in commercial salmon and trout farms in Chile”, cuyo objetivo fue cuantificar la efectividad de diferentes estrategias de vacunación para retrasar el tiempo desde el almacenamiento hasta el primer brote de SRS y reducir la mortalidad atribuible a esta patología durante el ciclo de producción completo para los salmones Atlántico (Salmo salar) y coho (Oncorhynchus kisutch), y la trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss).

“Analizamos datos de 5.446 ciclos de producción a nivel de jaula en 248 centros utilizando modelos lineales de efectos mixtos y regresión de Cox dentro de un marco teórico de la información. En el salmón Atlántico y la trucha arcoíris (pero no en el salmón coho), encontramos que algunos regímenes de vacunación con agua dulce son significativamente mejores que otros. En contraste con algunos estudios previos, no observamos un efecto beneficioso de las vacunas de refuerzo en la fase de producción de agua de mar. Nuestro estudio destaca que la aparición de SRS está influenciada por múltiples factores e ilustra las oportunidades y los desafíos en el uso de datos rutinarios generados por la industria para la investigación epidemiológica”, subrayan los científicos en su estudio, al cual puede acceder aquí.

RELACIONADO >> Desarrollan alternativa para el uso de antibióticos en la salmonicultura chilena

*Fuente de la foto destacada: archivo IFOP.