Los últimos han sido días agitados para los dirigentes sindicales de la industria del salmón, pues la propagación del covid-19 ha obligado a que se tomen medidas tanto en las plantas de proceso, como en los centros de cultivo, con el fin de que se pueda continuar produciendo manteniendo la seguridad y la salud de las personas.

De acuerdo con lo relatado por el presidente del Sindicato N° 3 de Yadran Quellón (Isla de Chiloé, región de Los Lagos) y vicepresidente de la Multisindical de Trabajadores Salmoneros, Ramas Afines y Pesquerías A.G., Marcelo Lipka, en la planta en la cual se desempeña se han estado tomando todas las medidas pertinentes para evitar posibles contagios por coronavirus.

De hecho, luego de una reunión sostenida el pasado viernes 20 de marzo, entre la gerencia y representantes de los trabajadores de Yadrán Quellón, se decidió que se tomarán acciones como, por ejemplo, que se realizarán turnos de no más de 50 o 60 trabajadores en la planta de proceso. Además, se reducirá la jornada laboral, con el fin de evitar aglomeraciones entre un turno y otro.

De igual forma, “se está parcializando el uso del casino y los buses, cuando lleguen con la gente, serán sanitizados, por resguardo de los siguientes pasajeros. Estamos tomando todas las medidas posibles, en permanente diálogo entre los sindicatos y la gerencia”, sostuvo el dirigente.

A lo anterior, se suman los protocolos que se han estado tomando, en general, en la Isla de Chiloé. De hecho, los últimos días la Armada de Chile ha estado realizando controles tanto en Pargua, como en Chacao. Asimismo, desde este sábado se planeaba implementar una barrera sanitaria aun mayor, con personal médico que controlaría la situación con un protocolo más estricto.

“Estamos todos un poco preocupados, a pesar de que en Chiloé aún no hay casos positivos. Lo cierto es que al menos nosotros estamos tomando medidas y seguro todas las empresas están haciendo lo mismo. Tenemos que, entre todos, tomar acciones de manera responsable”, sostuvo el representante de los trabajadores. Añadió que en el caso de su empresa, cuentan con los insumos necesarios para un buen manejo sanitario, como guantes, mascarillas y alcohol gel, entre otros.

Un año complicado

Para Marcelo Lipka, el 2020 aparece como un año complicado. “Está lo que ha pasado con el tema social, lo de Rusia, que también nos complicó porque se redujo la producción y nosotros dependemos de un bono. Y ahora con el virus la situación está aún más difícil”. No obstante, manifestó que la verdad es que hoy los trabajadores no están pensando tanto en lo económico, “sino que más bien en la salud y el bienestar de todos”.

Agregó que “nosotros, como trabajadores de Quellón, junto con otros colegas de la Multisindical, estamos en permanente contacto. Está claro que como dirigentes vamos a tener la responsabilidad de ir analizando los protocolos, de ir mejorando. Sabemos que a medida que pasen los días, esto se va a ir complicando; tendremos que estar preparados para cualquier cosa”.