Después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara como una pandemia la situación de covid-19 (coronavirus), la empresa Orza, a través de su prevencionista de riesgos, José Miguel Hernández, comenzó a generar instancias para informar a todos sus trabajadores sobre la situación.

En un primer momento se pidió asesoría a la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), la cual entregó material relevante con el cual se desarrollaron folletos y flyers con recomendaciones para prevenir contagios por el patógeno.

Dentro de las recomendaciones que se están realizando está el lavado frecuente de manos, reemplazar los saludos de cara por saludos orales, toser o estornudar en el antebrazo, avisar directamente a su jefatura directa en caso de presentar algún síntoma sospechoso, entre otros.

“De esta forma, cada mañana se efectúa un barrido por toda la compañía informando de forma verbal y con folletos impresos los alcances de este virus y se contestan las consultas que surjan. El procedimiento incluye la toma de temperatura preventiva”, detalló Orza.

A su vez, al interior de la empresa se ha establecido el uso de toallas de papel desechables, disposición de dispensadores con alcohol gel, mayor frecuencia en la higienización de pisos y superficies, y la contratación de una empresa externa para realizar una sanitización de baños, comedores y espacios comunes. Estas recomendaciones de salud también han sido socializadas con los contratistas.