Piscirickettsia salmonis (P.salmonis) sigue siendo uno de los principales desafíos sanitarios para la industria chilena del salmón. Acceder a mejores métodos de control para esta enfermedad bacteriana resulta crucial en una industria que busca una operación más sustentable y reducir considerablemente el uso de fármacos, sobre todo, de antibióticos.

Dentro de este contexto, se cree que los avances en materia de genética podrían significar un gran progreso para el sector. AquaGen Chile está trabajando desde el año 2011 justamente en este ámbito, intentando producir ovas mejoradas genéticamente que sean resistentes a esta patología. Se trata de un trabajo de largo aliento, pero que podría tener resultados prometedores.

Según lo informado por el gerente general de AquaGen Chile, Patrick Dempster, hace unos nueve años la firma descubrió un marcador que explica cierta variación genética de resistencia a P. salmonis en salmón Atlántico (Salmo salar). “Hemos seguido realizando nuevos desafíos en Chile y hemos descubierto otros marcadores que también tienen relación con la resistencia a SRS. De ese modo, a partir de este año, estamos seleccionando los peces con resistencia a SRS ya no con un solo marcador, sino que mediante una combinación de marcadores y, además de eso, estamos aplicando selección genómica para este carácter. Se está mejorando la resistencia utilizando todas las herramientas que la genética nos permite”, afirmó.

De acuerdo con lo explicado, el tiempo de exposición a SRS está íntimamente correlacionado con las pérdidas económicas por esta enfermedad. Es por esto que AquaGen, desde el año 2016, también ha estado trabajando en el desarrollo de una línea genética solo focalizada en el progreso genético en tasa de crecimiento. Existen, hasta ahora, seis centros de cultivo ya cosechados con la línea “Extra Growth”, en los que se ha verificado una reducción del tiempo de cultivo, “que se traduce en menores perdidas por SRS y disminución del consumo de antibiótico”, sostuvo Patrick Dempster. Esta misma línea de producto se extenderá a salmón coho (Oncorhynchus kisutch) a partir de este año.

El ejecutivo destacó que “nuestra promesa hoy es que, con estos avances, podríamos estar reduciendo las mortalidades por P. salmonis en alrededor de un 23% y 30% en esta  primera etapa. En la medida que el producto mejorado en el núcleo genético se vaya amplificando –dentro de unos tres a cuatro años–, podríamos esperar que la tasa de mortalidad por SRS decrezca entre un 40% y 50%. Ese debiera ser el efecto combinado de todo lo que estamos haciendo”, resumió el ejecutivo.

El representante de AquaGen Chile aclaró que el mejoramiento mediante genética es lento, pues no basta con encontrar los mejores genes y las mejores combinaciones de ellos; después, se deben amplificar de manera de llegar a abastecer la demanda. “Una cosa es hacer la investigación y desarrollo, ensayos y validaciones en condiciones comerciales, pero luego, el siguiente desafío consiste en llegar a tener los individuos en calidad y cantidad suficientes para llegar diseminar esta mejora –mediante las ovas– en los productores”, sostuvo, en conversaciones con AQUA. De allí el plazo de alrededor de cuatro años para que estos productos puedan manifestar todo su potencial en la industria.

Salmón coho

En el caso del salmón coho, AquaGen también encontró un marcador genético con resistencia a P. salmonis el cual resulto ser muy significativo, aún más que el encontrado en salmón Atlántico. En este caso, se trata de un solo QTL el que se comenzará a implementar, bajo un esquema de validación comercial, sin costo, a partir de este año. De hecho, se espera realizar prontamente algunas pruebas. Posteriormente, se verá la posibilidad de comercializar el producto.

Desde la compañía aclararon que, en el caso del salmón coho, como se trata de un solo marcador, las expectativas para este año y el próximo, en términos de reducción de mortalidades, estarán acotadas al efecto de este único marcador.  Lo cierto es que “en la medida que vayamos implementado selección genómica en esta especie, vamos a poder ir incrementando la resistencia a SRS. Con este primer marcador QTL, los ensayos nos dicen debiésemos esperar  una reducción del orden del 25% de la mortalidad por esta enfermedad”, sostuvo Patrick Dempster.