El brote de covid-19 (coronavirus) en China -y luego en gran parte del mundo- podría estar alterando las perspectivas de inversión de este año para América Latina, debilitando la confianza hacia “los faros regionales de libre mercado”, Chile y Brasil, a la vez que pondría la atención en México.

Así comienza subrayando la Asociación de Talleres de Redes y Servicios Afines de Chile A.G. (Atared) en su boletín N°53, correspondiente a marzo de 2020, en donde añade que el consenso entre los economistas es que si bien el impacto general del brote sobre el crecimiento latinoamericano y los mercados financieros será limitado, puede haber amplias divergencias en toda la región.

En este marco, destaca la Atared, la fuerte dependencia de Chile de las exportaciones de materias primas, especialmente cobre, lo hace particularmente vulnerable a una demanda más débil de China, su principal socio comercial y el mayor comprador mundial de commodities. La situación es similar para Perú y Brasil, un productor líder de mineral de hierro, donde casi un tercio de todas las exportaciones van a China.

“Las economías más expuestas son Chile, Perú y, en cierta medida, Brasil”, dijo Alberto Ramos, jefe de investigación de Goldman Sachs para América Latina. “La fuente clave de riesgo bajista para LatAm es un deterioro de los términos de intercambio provocado por un impacto profundo y duradero de una desaceleración de China sobre los precios de los commodities”. Mucho dependerá de cuánto dure el brote del virus de rápida propagación que surgió a fines de diciembre en el centro de China y que ha provocado la muerte de más de 2.100 personas, mientras la segunda economía más grande del mundo lucha por volver a la normalidad, se desprende del boletín del gremio de talleres de redes para la industria acuícola, fundamentalmente del salmón.

Luego, cita el sondeo a 52 administradores de fondos con aproximadamente 103.000 millones de dólares de activos bajo su gestión, que mostró que el 27% de los encuestados dice que la situación económica en Chile se deteriorará en los próximos seis meses. En enero, solo era del 7%.

“Chile ha sido durante mucho tiempo el estandarte de las reformas económicas de libre mercado. Pero incluso antes del brote de coronavirus, su estatus como favorito de los inversionistas había sido amenazado por protestas sociales que culpan a esas políticas de una desigualdad generalizada”, aduce la Atared.

A su vez, enfatiza que el covid-19 está generando una crisis en el comercio internacional. Esto, puntualiza la Atared, “representa un problema para nuestras exportaciones, incluidos los productos del mar. En lo inmediato, la logística se enlentece y encarece, pero en tanto la demanda se mantenga sólida, la producción y actividad económica prosigue. Lo relevante es contener la pandemia en el país para retomar el ritmo normal de personas y empresas”.

Descargue aquí el boletín completo de la Atared.

*La foto destacada es de contexto.