Dos pescadores artesanales de Calbuco (región de Los Lagos), los hermanos Juan Teca Aguilante y Francisco Teca Aguilante, fueron rescatados con vida luego que su lancha a motor “Andrea” naufragara en las costas del Golfo de Penas, Región de Aysén. El rescate fue realizado por la tripulación del buque wellboat Ronia Diamond, que recibió la llamada de auxilio de los pescadores la mañana del sábado 28 de marzo, tres días después del naufragio de los pescadores sucedido a mediodía del miércoles 25 de marzo por razones que aún son materia de investigación.

El Ronia Diamond se encontraba navegando al norte desde Puerto Natales, con una carga de salmones vivos cuando el Capitán Patricio Saavedra recibió la llamada de socorro, decidiendo de inmediato enmendar rumbo, volver al sur, y realizar el rescate, todo en coordinación con la Gobernación Marítima de Aysén y el Centro Nacional de Búsqueda y salvamento Marítimo de Valparaíso.

Dado el fuerte oleaje, la dificultad en el acceso y el gran número de algas presentes en el lugar, la tripulación del Ronia Diamond debió realizar el rescate usando todos los equipamientos de seguridad y salvamento de la nave, incluso teniendo que arrojarse al mar con equipos de buceo.

Finalmente, tras más de dos horas de maniobras, se logró rescatar a ambos pescadores a eso de las 14.00 horas del sábado 28 de marzo. Los rescatados se encontraban con signos de hipotermia, con claras señales de deterioro físico, deshidratación y estrés. Ya a bordo, los pescadores recibieron atención de primeros auxilios y se comprobó que, afortunadamente, no estaban heridos de gravedad tras su naufragio.

Tras informar del rescate a la autoridad marítima de Aysén, el Ronia Diamond continuó su trayecto hacia Quellón, puerto donde los pescadores aterrizaron, dándose cuenta de su rescate en buenas condiciones de salud a sus familiares.

Para Víctor Vargas, gerente general de Solvtrans Chile, el accionar de su tripulación es una muestra de la valentía, la audacia y el compromiso de toda la dotación de Solvtrans, que cuenta con la preparación y la voluntad para realizar este tipo de maniobras. Además, destacó que “esta historia puedo haber tenido un final distinto” si el Ronia Diamond no hubiera estado justo en operaciones y sirviendo a la industria salmonera en momentos complejos para el país.

“Las aguas del mar austral de Chile ya son lo suficiente inhóspitas para la navegación y los naufragios no son fuera de lo corriente. Que las rutas comerciales estuvieran aún abiertas ayudaron, en esta oportunidad, a que dos pescadores de Calbuco fueran rescatados ilesos y eso es bueno reconocerlo”, señaló Vargas.