En Noruega, tanto la pesca como la acuicultura se consideran rubros productores de alimentos de importancia crítica para la sociedad. En este sentido, el Gobierno y la industria, junto con el sector del transporte y otros actores de la cadena de valor, dicen estar trabajando estrechamente para mantener la producción y el suministro de pescados y mariscos.

“Hemos visto un impulso real para mantener la producción y las exportaciones acuícolas-pesqueras en medio de la pandemia del covid-19. Los productores y sus clientes en todo el mundo están encontrando soluciones y superando obstáculos para entregar alimentos del mar nutritivos y de alta calidad, a pesar de la crisis. Hasta ahora, los niveles de producción y las capturas y cosechas están en un nivel relativamente normal”, sostiene la directora ejecutiva (CEO, por su sigla en inglés) del Consejo Noruego de Productos del Mar (NSC, por su sigla en inglés), Renate Larsen.

LEA >> Leroy Seafood aumenta esfuerzos para garantizar la entrega de sus productos

De acuerdo con el gremio, muchos mercados están demandando productos acuícolas-pesqueros procesados ​​y preenvasados, así como alimentos con fechas de caducidad más largas, como los congelados. En este contexto, el NSC asegura que la industria noruega ha demostrado ser ágil para adaptarse a estos cambios en la preferencia de los consumidores y está volcando su producción para satisfacer estas necesidades.

LEA >> FAO insta al G20 a garantizar que las cadenas alimentarias no se interrumpan durante la pandemia 

“La logística es un desafío, sin embargo, se están haciendo esfuerzos para mantener todos los envíos y las actividades de carga para garantizar un suministro constante”, puntualiza Renate Larsen.

¿Contaminación?

Ante posibles riesgos por consumir productos del mar, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega (NFSA, por su sigla en inglés) enfatizó que el covid-19 no los afecta.

“No se conocen casos de contaminación del coronavirus a través de alimentos o agua contaminados. En base a lo que hoy sabemos, se considera improbable que pueda ocurrir una infección por alimentos y agua. Por lo tanto, los productos de pescados y mariscos de Noruega son seguros para comer”, reiteró la NFSA.

Junto con subrayar que se ha mantenido “un diálogo cercano con la industria”, el organismo estatal dijo que también mantiene la capacidad para manejar los controles fronterizos y emitir certificados de exportación para productos del mar y otros alimentos, asegurando que se mantengan los controles sanitarios.

A su vez, el Instituto de Investigación Marina ha tomado medidas para garantizar que las funciones críticas permanezcan operativas. Mientras muchos de sus empleados trabajan desde sus casas, el director de Investigación Marina, Sissel Rogne, se asegura de que se manejen las actividades más importantes, como los datos de asesoramiento sobre cuotas y existencias.

“Los resultados de las expediciones y evaluaciones son de gran importancia para la pesca y la acuicultura, y la cooperación con otras naciones. Es por esto que estamos haciendo todo lo posible para mantener las operaciones en funcionamiento”, expresó Rogne.

LEA TAMBIÉN >> CEO de Mowi: “Estamos seguros de que el mundo se recuperará de esta crisis”