“Son buenas noticias para la pesca industrial, para la sostenibilidad de los recursos pesqueros del país y para el trabajo de miles de chilenos que laboran en barcos y fábricas de nuestro sector”, dijo este miércoles 1 de abril la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Macarena Cepeda Godoy, al referirse a los datos arrojados por el Informe Anual de Pesquerías del 2019 presentado esta semana por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) que dio cuenta del estado de plena explotación del jurel, principal recurso sobre el cual operan las empresas socias del gremio pesquero de la zona centro-sur.

LEA >> Informe anual de pesquerías revela mejoras en jurel, bacalao y otros recursos relevantes

El reporte de la autoridad sectorial explica que, considerando la actualización de datos hasta el 2019, el jurel presenta una biomasa desovante con tendencia creciente en los últimos cinco años, alcanzando para el 2019 niveles por sobre la biomasa al rendimiento máximo sostenible (RMS). “En términos simples -dice la representante gremial-, esto quiere decir que este recurso ha recuperado su capacidad de reproducirse adecuadamente, que el volumen de sus capturas es sostenible y que las prácticas, cuidados y aprendizaje que la pesca industrial ha implementado sobre este recurso han sido exitosos”.

Macarena Cepeda adujo también que este estudio “no hace sino reflejar que la pesca industrial está trabajando con estricto apego a los criterios precautorios y científicos que entrega la autoridad, sino que también las certificaciones internacionales de sostenibilidad (Marine Stewardship Council, MSC) que el sector ha obtenido nos confirman que avanzamos en el camino correcto”.

LEA >> MSC publica la versión actualizada de su proceso de certificación de pesquerías

Por su parte, la jefa de sustentabilidad de la Asipes, Monserrat Jamett Leiva, comentó que otros recursos como la merluza común se mantienen en estado de sobreexplotación, “pero entregando datos alentadores de recuperación, lo que se confirma por una mejora relativa de las tallas medias en las capturas y en los rendimientos de la pesca industrial. De hecho, el crucero de evaluación directa realizado en agosto de 2019 también muestra signos de un proceso de recuperación”.

A su vez, Monserrat Jamett subrayó que la merluza común “se encuentra fuertemente afectada por pesca ilegal que realizan algunos grupos de pescadores artesanales, entre las regiones de Valparaíso, O’Higgins y Maule. Y mientras esto no se solucione, será muy difícil recuperar la pesquería”, enfatizó.

Respecto de la sardina común -materia prima central para la producción de harina y aceite de pescado-, el informe de la Subpesca asevera que se encuentra en estado de plena explotación, mostrando la biomasa total una tendencia creciente. “Esto es muy relevante para el sector artesanal que concentra casi el 80% de la cuota de este recurso a nivel nacional y que es vendido a la industria pesquera, con retornos para el mundo artesanal por casi US$80 millones anuales”, cerró la jefa de sustentabilidad del gremio.

*Fuente de la foto destacada (de contexto): Sonapesca.