“Recursos pesqueros que podrían ser destinados en su mayoría a consumo humano arriesgan no llegar a los mercados tradicionales de abastecimiento de la comunidad, como consecuencia de la determinación de la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca) que, a través de la Resolución Exenta Nº 910 del 31 de marzo de 2020, autoriza a que se destinen a la fabricación de harina y aceite de pescado”.

Así lo denunció la mañana de ayer el presidente de la Confederación Nacional de Federaciones de Pescadores Artesanales de Chile (Confepach), Marcelo Soto Castillo, a través de una nota oficial dirigida al subsecretario de Pesca y Acuicultura, Ramón Zelaya, y que se adjunta a esta nota.

En lo sustancial, Marcelo Soto enfatizó que “toda resolución que tiene que ver con medidas de esta naturaleza, donde además se arriesga la sustentabilidad de los recursos, debe pasar o ser consultada con el Consejo Nacional de Pesca, estamento que no se ha constituido a nivel país en los últimos dos años a pesar de la elección de sus integrantes. Entonces, se adoptan medidas inconsultas a las bases y destinadas, a mi juicio, a favorecer una vez más a las industrias pesqueras en desmedro del pescador artesanal”.

La resolución de la Subpesca especifica 19 especies, entre las que se encuentran las de mayor consumo familiar, dijo el dirigente, agregando que “ya no será fuente de alimento la sierra, corvina, lenguado, pejerrey, reineta, robalo y rollizo, entre otros”.

“Vamos a iniciar acciones ante la Contraloría General de la República y frente a las Comisiones de Pesca del Congreso Nacional, para que en su rol fiscalizador rechacen el contenido de esta resolución en tanto se está vulnerando principios rectores de la administración pesquera contemplados en la Ley de Pesca y Acuicultura. Esta resolución, además, pone en riesgo la sustentabilidad de las pesquerías chilenas y las autoridades se están extralimitando en las atribuciones que les otorga la Ley”, finalizó Marcelo Soto.