Con una carta dirigida al intendente de la región de Atacama, Patricio Urquieta; el secretario regional ministerial (seremi) de Salud, Bastián Hermosilla, y el jefe de zona, general de Ejército Enrique Heyermann, la alcaldesa de Caldera, Brunilda González, manifestó su preocupación respecto a la gran cantidad de pescadores artesanales provenientes de otras regiones que circulan -según dijo- sin ningún tipo de control sanitario por Caldera, provenientes de ciudades cuyos índices de contagio por covid-19 (coronavirus) se presentan altos, incluso de zonas donde se ha decretado cuarentena.

“Solicito a la brevedad posible, se implemente una aduana sanitaria en la zona del muelle de la pesca artesanal, que permita restringir el libre tránsito de estas personas, si no se ha verificado que sean portadores de covid-19 o en cumplimiento de cuarentena. Además, se debiera prohibir el ingreso de todos aquellos pescadores artesanales que vengan de zonas donde hay cuarentena”, menciona la edil en la carta.

Para la autoridad local, lo anterior no limitaría que desarrollen actividad productiva en el mar pero sí evitaría seguir exponiendo a toda la población a eventuales casos traídos por las embarcaciones pesqueras de ciudades con altos índices de contagio como Lebu, Talcahuano (en la región del Biobío), Coquimbo (región de Coquimbo), Iquique (región de Tarapacá), San Antonio (región de Valparaíso), entre otras.