A través de una denuncia por extracción ilegal de huiro negro, funcionarios del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) de las regiones de Coquimbo y Atacama fiscalizaron a la empresa Prodalmar, detectando una serie de irregularidades que vulneran la veda asociada a este recurso marino.

El primer hallazgo tiene relación con el origen de 4,1 toneladas de huiro encontrado en la planta de la empresa en Vallenar, capital de la provincia de Huasco, en la región de Atacama. El producto fue declarado como varado y húmedo, pero se constató que era barreteado y seco. Esta práctica constituye una actividad predatoria, que contraviene las normas dictadas para el cuidado y veda de la especie.

En una segunda inspección, efectuada en la planta de Ovalle de la misma empresa, se descubrieron 68 toneladas de algas en las mismas condiciones. El producto fue incautado y los responsables directos de los delitos quedaron citados a tribunales.

El proceso de fiscalización que se coordinó entre ambas regiones, apunta a prevenir la extracción ilegal de este recurso, pues perjudica su preservación al ser arrancado por el sistema de barreteo, es decir, se saca desde su raíz, impidiendo su recuperación futura y afectando gravemente el ecosistema vinculado.

Para la directora regional del Sernapesca Coquimbo, Cecilia Solís, “este hecho es gravísimo, pues muestra una actitud irresponsable ante el recurso, tanto de los que extraen, comercializan y finalmente compran este producto, el cual es fundamental para el ecosistema marino. Nosotros como servicio insistiremos en nuestro rol de fiscalizadores, haciéndonos cargo de las denuncias ciudadanas y velando por el cuidado de los recursos pesqueros”.

Este operativo se enmarca en el plan de control conjunto que impulsa el Sernapesca con otros servicios, para combatir la extracción ilegal de algas por quienes no registran permisos o incumplen la normativa que busca proteger la sustentabilidad de este importante recurso de la actividad pesquera regional.