Un esfuerzo conjunto de la Universidad Arturo Prat (UNAP), Corpesca y Comar Ltda. busca desarrollar un nuevo prototipo de respirador mecánico con prestaciones de alto estándar para abordar los casos más graves de covid- 19 (coronavirus).

Y es que, si bien la región de Tarapacá fue la última en presentar casos de la patología en el país, con el transcurso de las semanas el nivel de contagio detectado se ha incrementado, alcanzando el octavo lugar a nivel nacional con 547 casos (1,8%).

En este escenario, con una enfermedad para la que aún no se cuenta con un tratamiento efectivo disponible, los cuidados paliativos resultan fundamentales, adquiriendo una importancia crítica la disponibilidad de respiradores mecánicos, tecnología ampliamente demandada a nivel global, por su capacidad para ayudar y/o suplir la función de respiración en pacientes en estado crítico.

Dos son las características que destacan en este prototipo. En primer término, ha sido diseñado para ser una herramienta flexible que podrá operar de manera independiente a las líneas de oxígeno de los recintos asistenciales, particularmente en terreno, pudiendo ser utilizado a bordo un avión, en hospitales de campaña u otros espacios de urgencia.

Una segunda dimensión radica en la posibilidad de contar con información actualizada respecto al estado respiratorio de cada paciente, permitiendo tomar decisiones terapéuticas más oportunas, algo relevante considerando la presión a la que se encuentra expuesta la primera línea de atención sanitaria.

Respecto a los próximos pasos, el rector de la UNAP, Alberto Martínez, destacó que se encuentran en una fase de construcción del prototipo, sus implementos y programación del dispositivo. “Cuando estén las certificaciones listas, la idea es comenzar con la fabricación a gran escala. Por cómo ha avanzado la pandemia en la región, es sumamente importante y urgente que impulsemos este tema. Es un tremendo aporte de Corpesca el poder apoyarnos en todas estas iniciativas, como también lo hicieron con el laboratorio para la realización de pruebas del coronavirus y la creación de los ventiladores mecánicos”, valoró la autoridad académica.

LEA >> Corpesca: Hospital Regional de Arica recibe donación de cámaras térmicas para plan covid-19

RELACIONADO >> Corpesca entrega túneles sanitizantes para el Terminal Asoagro de Arica

Por su parte, el gerente de adquisiciones de Corpesca Base Iquique, Álvaro Chiffelle, destacó que el desarrollo de este proyecto une a actores del ámbito privado y académico para abordar la expansión de la pandemia en la zona norte, cimentando “una línea de trabajo que comienza a ser habitual en la región de Tarapacá, y que permitió hace un mes la implementación junto con la Universidad Arturo Prat del primer laboratorio para la detección del covid-19. Este prototipo explora un aspecto innovador que es fundamental ante este desafío país que enfrentamos, una herramienta flexible que puede contribuir para el período que viene, donde el clima puede influir de forma importante en la espiral de contagios”.

Mientras que Cristian Mena, quien es gerente de Comar, empresa a cargo de la creación del prototipo, explica que una de las innovaciones del artefacto es que además de contar sistema touch y programación interna, permite al personal de salud detectar el estado respiratorio del paciente de forma inmediata. “Cuando la persona está conectada al ventilador, pero tiene cierta capacidad respiratoria, la pantalla se verá celeste, en tanto, cuando el paciente no tenga capacidad pulmonar, la pantalla de la máquina mostrará un color salmón. Con esto, el equipo médico podrá saber en tiempo real cuando un paciente necesita rápida intervención”, detalló.