Este miércoles 13 de mayo el Club de Innovación Acuícola presentó a través de modalidad Webinar el seminario “Acuicultura Chilena: Potencialidad de su Ecosistema de Innovación”, que buscó hacer un recorrido por los hitos que han permitido el desarrollo de proveedores de base tecnológica de clase mundial en Chile, que hoy son cruciales para superar, con innovación, los desafíos de la acuicultura en el país y el extranjero.

A las 17:00 horas, la directora nacional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Alicia Gallardo, dio inicio a la videoconferencia a través de la aplicación virtual Zoom, con un mensaje de optimismo para la industria. “Si nos ponemos a pensar en qué es lo que más hemos hecho desde el 16 de marzo– fecha que no vamos a olvidar nunca– ha sido casi un 90% de innovación y hemos dado rienda suelta a nuestra imaginación. Me parece del todo pertinente que el Club  de Innovación Acuícola apoye y comente el desarrollo de las capacidades de la industria acuícola en todo tipo de actividades de innovación. Hoy día más que nunca el país nos necesita pensando, soñando, innovando y experimentando”.

El encuentro continuó con la presentación de Adolfo Alvial, destacado consultor con vasta experiencia en el campo de la gestión tecnológica, innovación y desarrollo de nuevos negocios -principalmente en acuicultura, pesca y medio ambiente-, quien es director ejecutivo del Club de Innovación Acuícola y de Orbe XXI. El ejecutivo planteó que la innovación en la industria se nutre de tres conceptos claves: conocimientos previos basados en la ciencia; desarrollos existentes enfocados en la tecnología; e innovación en la aplicación de sistemas, procesos y productos en el área industrial.

Durante su presentación, Adolfo Alvial sostuvo que para generar innovación es necesaria una base de confianza. “Esto nos permite que tengamos productividad, eficiencia y nos diversifiquemos y sofistiquemos en la posibilidad tecnológica de darle solución a los problemas, con el fin de tener industrias competitivas. Además, necesitamos plataformas o ecosistemas de innovación, gobernanzas y un nivel de confianza capaces de sostener la innovación en el tiempo dentro de la industria acuícola”.

En este sentido, comentó que en el origen de la industria acuícola nacional participaron proveedores intensivos en conocimientos, tales como universidades, el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), Fundación Chile y organismos de cooperación internacional que generaron empresas (spin off), además de investigadores, profesionales y ejecutivos que permitieron ir avanzando en materia acuícola, dando paso a dos grandes ecosistemas que si bien cuentan con desafíos diferentes, tienen una alta complementariedad:

Norte Chico: Vocación por la diversificación (C+T). Énfasis en generación de conocimientos y formación de capital humano, con la tarea de convertir en negocios sostenibles las especies con mayor potencialidad de mercado.

Sur Austral: Con dos potentes industrias consolidadas, que requieren fortalecimiento de competitividad y sostenibilidad donde se ha originado un cluster, seguido de un ecosistema de innovación (C+T+I).

Además, destacó que la salmonicultura es considerada como una macro innovación en el sur austral, ya que “responde a una necesidad de mercado insatisfecha en el hemisferio norte del país que descansa en ventajas naturales, de recursos humanos y en rápidos procesos de transferencia y adaptación tecnológica, generando un negocio altamente rentable”.

En este sentido, explicó que el desarrollo en el ecosistema de innovación se ha visto potenciado a lo largo de los años por la irrupción de infotecnologías y bioinformática, con el uso de sensores, robots, impresiones 3-D, realidad aumentada y virtual, blockchain, inteligencia artificial, ingeniería genética y biología sintética, lo que ha provocado un salto imprescindible en el fortalecimiento de la innovación en el caso del Club de Innovación Acuícola, ya que estos avances han ayudado a:

-Que se enfatice la conversación y reflexión conjunta de la industria

-Innovación colaborativa

-Una interlocución hacia adentro y hacia afuera: con el mundo público, la academia, la sociedad civil y otras industrias emergente.

Finalmente, el director ejecutivo del Club de Innovación Acuícola concluyó que “la buena noticia es que estamos en camino de ello, a partir de una iniciativa de proveedores de base tecnológica. Tarea que exige visión de futuro compartida y compromiso”.