Un equipo del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), en conjunto con la Brigada de Delitos Medio Ambientales (Bidema) de la Policía de Investigaciones (PDI), examinaron los restos de la ballena enmallada en un centro de cultivo de salmones ubicado en el sector de isla Matilde, región de Aysén.

LEA >> Presentan denuncia por ballena muerta en centro salmonicultor

En el área, los profesionales verificaron las lesiones del espécimen varado, realizaron mediciones morfométricas y recolectaron tejidos para los diversos análisis que se ejecutarán posteriormente, tanto en el ámbito de la investigación instruida por la Fiscalía de Puerto Aysén y en el de rigor que ejecuta Sernapesca para cualquier cetáceo.

Los profesionales también inspeccionaron el lugar donde fue hallado el animal, para que peritos planimétricos de la PDI realizaran los procedimientos establecidos para este tipo de eventos.

Durante el viaje de retorno hacia Puerto Chacabuco, en el sector de Bahía Darwin (frente al lugar donde se ubica el centro de cultivo), los fiscalizadores del Servicio constataron la presencia de un grupo aproximado de entre 30 y 50 ejemplares de ballenas, las cuales -según indagaciones- llevarían un par de semanas en el área.

Por lo anterior, la Dirección Regional de Sernapesca Aysén, en coordinación con la Unidad de Conservación y Biodiversidad del Nivel Central, “instruyeron a todos los titulares de centros de cultivo que operan en el área involucrada, tomar medidas de resguardo para mitigar los riesgos de interacción con los ejemplares avistados en el área”, subrayó el director regional de Sernapesca Aysén, Cristian Hudson.

Entre esas medidas se encuentra la revisión de los sistemas de fondeo y la navegación segura de las embarcaciones que transitan en el área, instrucciones que complementan los mecanismos ya estipulados en el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) y el Reglamento General de Observación de Mamíferos, Reptiles y Aves Hidrobiológicas y del Registro de Avistamiento de Cetáceos.