La organización de conservación marina Oceana presentó ante el 2° Tribunal Ambiental (con sede en la comuna de Santiago, y con competencia territorial entre las regiones de Valparaíso y del Maule) un recurso de reclamación en contra del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo (Minecon), a causa del que tildan como aumento ilegal de la cuota de merluza austral (Merluccius australis). La acción judicial, que ya fue admitida por el tribunal, se interpuso luego que el ministerio rechazara la solicitud de la organización no gubernamental (ONG) de invalidar el incremento de pesca de este recurso.

“El decreto que autorizó aumentar la cuota de pesca de merluza austral pasó por alto al Comité Científico Técnico (CCT), que no estuvo de acuerdo en los criterios utilizados para el aumento de la cuota”, enfatizó la directora ejecutiva de Oceana Chile, Liesbeth van der Meer. “Es preocupante que estas decisiones se vuelvan, una vez más, netamente políticas y no sigan el procedimiento requerido por ley, que establece que la decisión de cuota de captura debe estar basada en la mejor información científica disponible”, agregó.

La reclamación presentada por Oceana subraya textual que “el aumento en la cuota obedece exclusivamente a un cambio en el nivel de riesgo utilizado, cuestión que fue modificada de manera ilegal”. Luego, la reclamación añade que “este cambio se efectuó sin considerar nuevos antecedentes científicos o sin siquiera expresar el criterio científico utilizado”, contraviniendo lo estipulado por la ley. Lo anterior, explican en Oceana, generaría el colapso de la merluza austral en menor tiempo porque, recordemos, se encuentra en estado de sobreexplotación desde 2013.

Sin base científica

En noviembre de 2018, el Comité Científico Técnico (CCT) recomendó una cuota de 14.800 toneladas de pesca de merluza austral para 2019. Sin embargo, un mes más tarde la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), organismo dependiente del Minecon, aumentó el criterio de riesgo aceptado, lo que conllevó a un aumento de la cuota hasta las 19.537 toneladas. La modificación fue realizada por el Comité de Manejo, órgano compuesto por representantes de la pesca industrial y artesanal con intereses directos en las cuotas fijadas.

En agosto de 2019, Oceana solicitó al Minecon invalidar este aumento por incumplir una serie de requisitos exigidos por la ley, pero en febrero de 2020 el ministerio desestimó esta solicitud y argumentó que el incremento en la cuota fijada se ajustaba a derecho.

“Lo que ocurre con la merluza austral representa un retroceso hacia el antiguo sistema de asignación de cuotas, cuando era el Consejo Nacional de Pesca (CNP), del cual eran parte los propios interesados, el que las definía”, puntualizó Liesbeth van der Meer, expresando que “el rol de los Comités Científicos Técnicos es claro, y busca erradicar prácticas que en el pasado terminaron sobreexplotando o colapsando las pesquerías”.

Desde la entidad de conservación marina además apuntan a que otras pesquerías están utilizando este cambio de parámetro para aumentar sus cuotas sin considerar la recomendación científica, de hecho, la sardina común es otro ejemplo de ello.

RELACIONADO >> Sardina austral, albacora, raya volantín, raya espinosa y reineta podrían quedar reservadas en un 97% para la pesca artesanal

Actualmente, la cuota de merluza austral está repartida en un 60% para el sector artesanal y un 40% para el industrial. Sin embargo, esta es la única pesquería donde se permite la transferencia total de cuota, por lo que en la práctica la asignación artesanal de las regiones de Aysén y de Magallanes y de la Antártica Chilena es casi totalmente de la industria.

Desde Oceana destacaron también que este recurso de reclamación marca un precedente importante para la justicia ambiental en Chile, ya que por primera vez se está llevando hasta tribunales ambientales un caso relacionado con cuotas pesqueras. “No podemos seguir embargando el patrimonio de todos los chilenos ante decisiones sin base científica. Este fue el error que se cometió durante 40 años que no podemos volver a repetir”, sentenció Liesbeth van der Meer.