La estación en Sunndalsøra, Noruega, es la punta de lanza de Nofima en la investigación sobre acuicultura en instalaciones cerradas y semicerradas, pero que está completamente reservada hasta el verano de 2022. Por lo tanto, es esencial que la capacidad de investigación se expanda rápidamente. El próximo año se verá la finalización de 20 nuevos tanques con sistemas de recirculación (RAS, por su sigla en inglés) separados en la estación de investigación para la acuicultura sostenible con sede en Sunndalsøra.

“La industria acuícola noruega está invirtiendo fuertemente en instalaciones cerradas y semicerradas. Estas inversiones se están realizando en términos de alevines, smolt y centros de cultivo. Existe un optimismo sustancial, pero también hay desafíos tecnológicos y biológicos. Es por eso que es natural para nosotros facilitar aún más la investigación sobre la tecnología RAS”, expresó el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Nofima, Øyvind Fylling-Jensen.

En solo unos años, la industria de la acuicultura ha realizado cambios importantes en la forma en que se produce el salmón durante la etapa de alevines. La tecnología de rendimiento era el estándar para la producción de smolts hasta hace poco, pero hoy es principalmente RAS la que se utiliza.

“La necesidad de investigación en RAS ha aumentado en los últimos años, y es relevante para todo el campo de la investigación de la acuicultura, incluido el trabajo de Nofima en alimentación y nutrición”, dijo por su parte Bente Torstensen, quien es director de la División de Acuicultura de Nofima.

Es necesario entonces tener un sistema cerrado para una variedad de problemas, lo que se conoce como un sistema RAS único. En tales sistemas, ningún tanque comparte la misma agua, lo que garantiza una buena calidad y replicabilidad del agua durante los experimentos.

Otro sitio en el norte del país, la Estación de Investigación de Acuicultura de Tromsø, también desarrollará una nueva sección de RAS. La Estación de Investigación de Acuicultura es propiedad de Nofima y UiT, la Universidad Ártica de Noruega. Tanto en Sunndalsøra como en Tromsø, los respectivos municipios del condado han acordado proporcionar importantes fondos de inversión. Se está invirtiendo un total de NOK$59 millones (casi US$6 millones) en Sunndalsøra y en Tromsø.

“En Nofima, debemos asegurarnos de estar siempre a la vanguardia de los sistemas de recirculación. La industria está invirtiendo en diferentes sistemas de recirculación, lo que significa que, como institución de investigación, necesitamos contar con la infraestructura necesaria para garantizar que nuestra investigación sea relevante”, añadió Øyvind Fylling-Jensen.

Nofima dirige CtrlAqua, el centro de innovación basado en investigación en acuicultura de contención cerrada. El centro tiene un mandato de ocho años (2015-2023) y es el proyecto más grande de Nofima. El proyecto recibió muy buenas evaluaciones en su punto medio en 2019, y ha contribuido a que Nofima permanezca a la vanguardia de la investigación RAS, aseguran desde Noruega.

Durante la última ronda de asignaciones de fondos de investigación por parte del Consejo de Investigación de Noruega, Nofima recibió subvenciones para dos proyectos por un valor total de NOK$20 millones (US$2 millones) para la creación de conocimiento en relación con la producción de pescado en sistemas RAS. El cultivo de peces en tierra es exigente, por lo que se requiere una investigación exhaustiva en el transcurso de los años venideros, cerró Fylling-Jensen.

*Foto destacada: Nofima.