La empresa Salmones Austral S.A. anotó un incremento de 2,2% en sus ventas durante el primer trimestre (1T) de 2020 llegando hasta las 10.300 toneladas (t), lo que se compara con las 10.100 t registradas en el mismo periodo un año antes.

Estas ventas implicaron ingresos por US$ 56,9 millones, lo que supone una disminución de 4,2% respecto de los primeros tres meses de 2019. Esta caída se explica principalmente por el menor precio promedio de venta: US$ 5,23 por kilo WFE (Whole Fish Equivalent, que es una medida estándar de la industria que se refiere al peso del salmón desangrado) para el 1T2020, frente a US$ 5,68 por kilo WFE exhibido para el mismo lapso del año pasado.

En tanto, el costo de ventas subió 5,5% hasta US$ 45,9 millones, lo que se explica por un mayor volumen vendido asociado a un mayor costo de las especies, que llegó a US$ 4,06 por kilo WFE. Esto generó un margen de explotación de US$ 11,1 millones, monto que refleja un descenso de US$ 4,9 millones a igual periodo del año anterior.

A nivel operacional, el Ebit (beneficio antes de impuestos e intereses) en salmón Atlántico (Salmo salar) fue de US$ 0,73 por kilo WFE y en salmón coho (Oncorhynchus kisutch) fue de US$ 0,79 por kilo WFE.

La compañía registró un Ebitda (beneficio bruto de explotación calculado antes de la deducibilidad de los gastos financieros) de US$ 10,4 millones, lo que se compara con los US$ 15,9 millones del primer trimestre de 2019. Este menor resultado se explica fundamentalmente por los menores precios obtenidos y el mayor costo de las especies.

El resultado de Salmones Austral antes de impuesto y fair value fue una utilidad de US$ 7 millones, comparado con los US$ 11 millones del 1T2019.

El valor justo neto de los activos biológicos se reduce comparado con igual trimestre un año antes producto de los bajos precios generados por los efectos de la pandemia del Covid-19 (coronavirus), adujo la compañía.

La provisión anterior por reconocimiento de fair value hace que Salmones Austral anote una pérdida de US$ 5,9 millones en el primer trimestre. Un año antes, había exhibido una ganancia de US$ 11 millones.

“A pesar del impacto de la pandemia del coronavirus en mercados clave, pudimos diversificar nuestras ventas y elevar el volumen comercializado entre enero y marzo”, destacó el vicepresidente de Salmones Austral, Christian Samsing.

Sobre la compañía

Salmones Austral fue creada en 2013 tras la fusión de Trusal y Pacific Star. Hoy cuenta con más de 1.400 trabajadores que operan en dos plantas de proceso y 20 centros de cultivo de agua dulce y agua de mar, distribuidos en las regiones del Maule, Biobío, La Araucanía, Los Lagos y Aysén.

Su producción anual fluctúa entre las 45 mil y 55 mil toneladas y tiene la capacidad potencial de llegar a 80 mil toneladas. De su producción anual, un 63% corresponde a salmón Atlántico y el restante 37% corresponde a salmón coho. En este último caso, la empresa se ubica entre los cinco mayores productores de Chile.

Salmones Austral exporta a más de 20 países. Estados Unidos y Asia son los principales mercados del salmón Atlántico, mientras que Japón es el destino primordial del coho.

Más información en www.salmonesaustral.cl.