Con poco disimulados sentimientos, dirigentes de las caletas El Soldado de Talcahuano y Maule de Coronel, reaccionaron ante el arribo de las canastas con alimentos no perecibles que les llevó Ferepa Biobio para ayudarlos a paliar la difícil situación económica que los afecta desde hace ya un tiempo.

En El Soldado, caleta que fue afectada por una tromba marina hace un año y que arrasó con sus casas, el presidente del Sindicato, Juan Cáceres, dijo que “nosotros no sabemos pedir, ni donde ir a pedir ayuda cuando vivimos con tantas necesidades como ahora. Somos trabajadores del mar, siempre lo hemos sido, pero nada sacamos con pescar o mariscar para vender porque no hay gente para comprar. Lo hacemos solo para nuestro consumo”, apunto. El dirigente recibió las cajas y agregó que esto “lo agradecemos, no lo esperábamos. Otros no llegan a nosotros, pero Ferepa nunca nos ha fallado; muchas gracias”.

Escenas similares se vivieron en Caleta Maule, en Coronel, segundo punto de la entrega de las canastas de Ferepa para sus sindicatos en esta pandemia. Luis Leal Salas, presidente del Sindicato, sostuvo que “nuestra fuente laboral está ahí y es inmensa: el mar. Ahora tenemos la autorización para cosechar nuestra área de manejo, pero qué sacamos si nadie llega a comprar. Antes los recursos faltaban porque llegaba mucha gente, pues la caleta tiene buenos accesos. Pero ahora nadie aparece, así que trabajamos solo para el consumo de las familias de la caleta”.

Respecto de la ayuda de Ferepa Biobío, sostuvo que “nunca nos ha abandonado. Nosotros confiamos en nuestra federación, solo que no pensábamos que ante tantas necesidades llegarían con alimentos. Lo agradecemos en todo lo que significa para nuestra familia”.

Hugo Arancibia, presidente de la Federación, expresó que “este es un pequeño aporte; alimentos no perecibles que vamos a llevar a 18 o 20 caletas. Los viejos la están pasando mal y más encima les cambian las  reglas en las ´ofertas de bonos del Gobierno´ en medio de esta despiadada pandemia que nos toca a todos”.

“Nosotros, como Ferepa Biobío, hacemos, de esta forma, política pública al asumir esta ayuda sin molestar a nadie ni recurrir a la parafernalia de las autoridades. Traemos lo que una familia necesita: alimento para el que no tiene”, añadió el dirigente.

“Agradezco a cada uno de los que no han apoyado en esta cruzada y seguiremos en nuestro trabajo de llegar a las 20 caletas que nos hemos fijado, hasta entregar la última de las 1.000 cajas con alimentos que tenemos proyectadas”, concluyó.

En la foto principal: Luis Leal Salas