Este miércoles 27 de mayo el Club de Innovación Acuícola presentó a través de modalidad de webinar el seminario “Acuicultura en Perú: Perspectivas y rol del Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura”, que buscó reflejar las proyecciones de la acuicultura en Perú y las oportunidades de cooperación con Chile desde la perspectiva del Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura (PNIPA).

A las 17:00 horas, se dio inicio a la videoconferencia a través de la aplicación virtual Zoom, la cual contó con más de 100 participantes. La actividad, encabezada por el jefe de la Unidad de Innovación en Acuicultura del Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura (PNIPA), Fabricio Flores, abordó principalmente los desafíos que se presentan en Perú en materia de diversificación de productos, cadena de suministro, formación de capital humano, fomento a la producción local y desarrollo de comercio online, en los cuales Chile podría participar gracias a su experiencia y desarrollo profesional y tecnológico.

Con 20 años de experiencia profesional, Flores también ha sido director de Acuicultura del Ministerio de la Producción y ha trabajado en el sector privado. El ejecutivo planteó que existen cuatro categorías de gestión de subproductos para I+D+I:

-Subproyectos de investigación aplicada y desarrollo experimental

-Subproyectos de investigación adaptativa

-Subproyectos de fortalecimiento de capacidades en servicios de I+D+I

-Subproyectos de servicios de extensionismo

Dentro de las brechas identificadas, Flores destacó que dentro de los estudios que se han hecho respecto de trucha, paiche, concha de abanico, langostinos, macroalgas y peces ornamentales, se ha establecido una hoja de ruta para avanzar en los siguientes ejes:

Alimentación: Formulación y/o producción de alimentos con insumos no tradicionales y/o locales y de alimentos que mejoren el factor de conversión, digestibilidad, palatabilidad y hidroestabilidad.

Cultivo: Acuicultura multitrófica, tecnologías de recirculación o biofloc para el cultivo, producción de materiales a bajo costo y fácil acceso, bioseguridad, buenas prácticas, entre otras.

Procesamiento: Desarrollo de nuevos productos con valor agregado, mejoramiento de la inocuidad, sistemas innovadores para mantener la cadena de frío, técnicas innovadoras de manejo post cosechas.

Comercial: Estudios de potenciales mercados internacionales e incremento de demanda, estrategias de desarrollo comercial para el mercado nacional e internacional, vigilancia comercial y certificaciones para acceso a mercados.

Ambiental: Potencial acuícola de ecosistemas hídricos y capacidad de carga, estudios de variabilidad genética y estado poblacional, monitoreo de ecosistemas, habilitaciones sanitarias, entre otras.

Gobernanza: Capacitación sobre la organización del sector acuícolas, normativas acuícolas y sanitaria. Gestión empresarial, comercio, finanzas y marketing, elaboración de planes de negocios y formulación de proyectos de I+D+I.

En este contexto, expuso que “en un entorno Covid-19, estos seis ejes son un desafío y una oportunidad porque vamos a tener un mundo distinto, una economía distinta, unas actitudes distintas”.

Respecto de las oportunidades de cooperación entre Chile y Perú, Flores señaló que “se puede directamente participar a través de las alianzas estratégicas que postulan a los procesos concursables del PNIPA. Cualquier entidad, empresa o universidad puede formar parte de una alianza estratégica que se puede presentar a los concursos. También se puede participar a través de brindar servicios especializados a alguno de estos proyectos que ya están en ejecución, que son casi 1.000 proyectos”, indicó.

En este sentido, destacó que estas oportunidades se establecen en dos puntos: Participación de entidades chilenas en las alianzas estratégicas que van a postular a los concursos; y Brindando servicios especializados a un subproyecto.

El expositor concluyó su exposición con una frase de Xavier Sala-I-Martín, de la Universidad de Columbia. “Innovar quiere decir solucionar problemas, anticiparse al futuro. Los que sean capaces de anticipar dónde estará la pelota cuando se acabe este virus, se harán ricos, y los que esperen volver al 1 de febrero se van a arruinar y van a desaparecer como los dinosaurios”.