Salmones Camanchaca informó durante este último fin de semana a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) que concluyó las labores de traslado de peces desde el módulo en el centro de cultivo “Islotes”, que resultó dañado a consecuencia de condiciones climáticas muy inusuales que afectaron a Chaitén, en la provincia de Palena, región de Los Lagos, previo al 18 de mayo. En total, se trasladaron 536 mil peces de los 1.765.776 que tenía el centro distribuido en dos módulos, de un peso promedio de 2,6 kg por ejemplar.

De esta manera, a menos de tres semanas del incidente, todos los peces sobrevivientes ya fueron trasladados a un módulo contiguo, mientras termina de prepararse el nuevo módulo de reemplazo que está ya posicionado. La compañía afirmó que las capacidades futuras de siembra, cultivo, cosecha, proceso y venta no han sido afectadas.

Tras realizar un balance, Salmones Camanchaca destacó que pese a las dificultades propias del incidente y las labores posteriores, no hubo pérdidas humanas que lamentar y que los esfuerzos coordinados con las distintas autoridades, lograron mitigar los impactos y riesgos iniciales. Una vez conocidos los hechos, la empresa activó los planes de contingencia ante mortalidades masivas, escape o fuga de peces, pérdida de estructura de cultivos y plan de acción ante temporales y las autoridades -Armada de Chile, Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca),  Superintendencia del Medio Ambiente (SMA)- fueron oportunamente informadas y estuvieron presente en las labores posteriores.

En relación con la tasa de mortalidad y escapes, la compañía actualizó las estimaciones preliminares, luego que las faenas sobre las últimas jaulas mostraron una condición más desfavorable de supervivencia, trabajo que se vio ralentizado como consecuencia de  complejidades en la operación, malas condiciones climáticas y la pandemia.

La mortalidad del incidente climatológico, por lo tanto, alcanzó a 387.837 peces, equivalente al 22% del stock inicial del centro “Islotes”. Dicha mortalidad fue adecuadamente dispuesta para su reducción en plantas especializadas.

Los escapes, en tanto, totalizaron 38 mil peces equivalentes a un 2% de los peces que tenía el centro, de los cuales se lograron recapturar 9.900 peces, es decir, 25,8% de los escapes.

Como consecuencia de lo expuesto, la compañía estimó que, luego de aplicados los seguros correspondientes, el impacto en resultados después de impuestos en el segundo trimestre de 2020 será cercano a US$2,9 millones. Esta pérdida se origina principalmente en peces muertos en sus jaulas, y también en gastos propios de las operaciones de rescate no cubiertos por el seguro, y activos dañados y que no están cubiertos por seguros. En relación con las cosechas de salmón Atlántico (Salmo salar) para el año 2020, las cosechas se verán disminuidas en aproximadamente 2.200 toneladas, esto es, aproximadamente 4% del total anual proyectado.