Un estudio realizado por el ingeniero civil ambiental de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) Diego Pardo Fredes estableció que la macroalga antártica Pyropia endiviifolia podría tolerar el aumento futuro de las temperaturas de la superficie del mar por efecto del cambio climático, adaptando ligeramente su distribución latitudinal hacia el sur y su rango de tolerancia térmica.

La investigación correspondió a su trabajo de titulación en la Facultad de Ingeniería, el cual Pardo llevó a cabo entre los meses de marzo y octubre del año pasado.

“La síntesis de metabolitos antioxidantes (principalmente GSH y ASC) indican una maquinaria antioxidante eficiente, con bajos niveles de estrés oxidativo y daño, de tal forma que la exposición a condiciones de temperaturas elevadas sugiere una aclimatación a los tratamientos”, explicó Diego Pardo.

Estos resultados forman parte del trabajo denominado “Respuestas fisiológicas, bioquímicas y moleculares frente al aumento de la temperatura derivado del cambio climático en la macroalga antártica Pyropia endiviifolia”, que contó con la supervisión de investigadores del Laboratorio de Investigación Ambiental Acuático (LACER) perteneciente al HUB Ambiental de la UPLA.

Cabe destacar que fueron los doctores Claudio Sáez Avaria, Paula Celis-Plá y Fernanda Rodríguez Rojas, integrantes del LACER, quienes viajaron en enero de 2019 a Bahía Fildes, en la isla Rey Jorge, en la Antártica, para recolectar macroalgas y desarrollar experimentos.

Para el doctor Claudio Sáez, director general del HUB Ambiental de la UPLA y profesor guía de esta tesis, la investigación “representa un avance significativo para entender cómo las macroalgas polares responderán a futuras condiciones de cambio climático, información a distintos niveles de organización biológica sin precedentes, no solo para la Antártica sino para altas latitudes en general”.

Así, también, subrayó que “esta investigación es parte del artículo titulado ‘Antarctic intertidal macroalgae under predicted increased temperatures mediated by global Climate Change: would they cope?’, actualmente aceptado en la prestigiosa revista internacional Science of the Total Environment”.

¿Por qué estudiarlas?

La importancia de las macroalgas radica, según Diego Pardo, en que “son base de las redes tróficas marinas, por lo que se les considera bioingenieras ya que generan hábitat, refugio y alimento a una gran diversidad de especies, por lo que su riqueza y abundancia controlan la complejidad de ecosistemas costeros. Además, al ser productoras primarias, son fijadoras de dióxido de carbono y productoras de oxígeno”.

Respecto de la relación de las macroalgas con el cambio climático, agregó que, según estudios del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, se espera que la temperatura sobre la superficie del mar aumente hasta en 6°C para fines del siglo, comprometiendo a las comunidades biológicas que habitan la península antártica.

Al término de esta investigación, Diego Pardo destacó que su trabajo de titulación significó una experiencia intensa, emocionante y enriquecedora, ya que además tuvo la oportunidad de participar en el IX Congreso Chileno de Investigaciones Antárticas que organizó el Instituto Antártico Chileno (INACh) y la Universidad de Santiago de Chile (USACh), realizado entre el 3 y 5 de octubre de 2019 en Olmué, región de Valparaíso, y compartir con investigadores e investigadoras.