Durante la mañana de este jueves 11 de junio, en la heladería Frozen de la ciudad de Puerto Montt, el secretario regional ministerial (seremi) de Economía, Fomento y Turismo de Los Lagos, Francisco Muñoz, junto con su par de Hacienda, César Zambrano, se refirieron a la Ley de Portabilidad Financiera.

La portabilidad financiera comenzará a regir a partir del martes 8 de septiembre de este año, beneficiando -según lo dicho por ambos seremis- a un universo de 13 millones de chilenas y chilenos que tienen productos como: cuentas corrientes, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, de consumo y automotrices, entre otros.

“Con la portabilidad financiera aumentará la competencia en el mercado, se reducirán significativamente los costos y tiempo para realizar trámites de cambio de institución financiera y, en definitiva, permitirá que las personas accedan a servicios y productos financieros en mejores condiciones”, afirmó Muñoz.

Las entidades financieras consideradas para esta portabilidad son los bancos, compañías de seguros, agentes administradores de mutuos hipotecarios, cooperativas de ahorro y crédito, cajas de compensación, instituciones que coloquen fondos de manera masiva, como empresas que otorgan créditos automotrices, emisores de tarjetas y otras entidades fiscalizadas por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

El seremi de Hacienda expresó que “la nueva ley regula y transparenta los procesos de portabilidad, especificando los pasos a seguir, plazos, e información a entregar. De esta manera, los clientes podrán decidir si cambiarse o no a una nueva institución financiera, conociendo de antemano los plazos, etapas y el funcionamiento del proceso”.

Además, afirmó que “facilitará el refinanciamiento de todo tipo de crédito, permitiendo disminuir los costos que pagan las familias a raíz de sus deudas. Por ejemplo, para refinanciamientos de créditos hipotecarios disminuirán en 60%; para un crédito de 1000 UF el costo actual de refinanciar es de $700.000. Ese costo pasará a ser aproximadamente de $280.000, obteniendo un ahorro de más de $400.000. Mientras que los tiempos se disminuyen en 40%, ahorrándose aproximadamente 30 días menos”, expresó Zambrano.

Finalmente, la autoridad de Economía comentó que “al disminuir los costos de financiamiento para las micro y pequeñas empresas, permitirá expandir su producción, contribuir al crecimiento económico y a la creación de más puestos de trabajo”.