Ya sea por motivos climáticos o sanitarios, las mortalidades masivas son siempre un riesgo para la industria chilena del salmón. En 2016, la industria vivió uno de los peores eventos de mortalidad del cual se tenga registro a causa de un intenso bloom de algas. En dos semanas, se produjo la muerte de 45.000 toneladas de salmón.

Para enfrentar este tipo de emergencias, desde el año pasado tres empresas que tienen operaciones en el ámbito de la pesca industrial –Landes, Blumar y Camanchaca– unieron fuerzas y comenzaron a trabajar en una alianza denominada “Tridente”. Se trata de un proyecto innovador, coordinado por Landes, que consiste ofrecer un servicio para evacuar, transportar y reducir las mortalidades desde centros de cultivo de las regiones de Los Lagos y Aysén.

Se trata de un “seguro” que permite que las empresas salmonicultoras que solicitan el servicio cuenten con un resguardo para reaccionar de forma eficiente y oportuna ante un evento mayor que ponga en riesgo el medio ambiente.

El proyecto acaba de cerrar su primera temporada –diciembre 2019 a mayo 2020–, prestando servicios a Salmones Blumar, Salmones Camanchaca, Multiexport Foods y Ventisqueros. Según lo informado, se trató de un servicio 24/7, donde dos barcos PAMs (pesqueros de alta mar) se ubicaron uno en la región de Los Lagos y otro en la región de Aysén, para dar una rápida respuesta ante alguna contingencia.

Las dos embarcaciones cuentan con sistema de refrigeración RSW. Además, el proyecto considera dos yomas (pontones de descarga) y dos plantas de reducción con capacidad de procesar 2.000 toneladas diarias de producto fresco.

“Actualmente, estamos trabajando para aumentar la disposición de barcos y así fortalecer nuestra operación en la próxima temporada”, sostiene Rafael Ortega, gerente de operaciones de Tridente. Añade que este servicio está capacitado para responder “ante cualquier tipo de mortalidad masiva, ya sea por FAN, baja de oxígeno, eliminación, u otras causas”.

El alcance del proyecto Tridente considera la atención de 60 centros de cultivo mensuales en promedio y una empleabilidad de 24 personas para que realicen funciones en los barcos de manera permanente.

“Tridente actúa de manera similar a las emergencias de bomberos en los aeropuertos; siempre preparados, pero esperando que nunca haya incendios. En temporada baja, continuaremos operando. De hecho, estamos trabajando para aumentar la disposición de barcos y así fortalecer nuestra operación”, relata Rafael Ortega.

Compromiso con el medio ambiente

Desde Salmones Blumar, su gerente, Pedro Pablo Laporte, comentó que “es muy bueno el servicio de Tridente, pues otorga una mayor seguridad en el período de operación más crítico del año. Cumple bien las expectativas”.

Similar opinión tuvo el gerente general de salmones Camanchaca, Manuel Arriagada, quien expresó que si bien esta temporada no hubo eventos de mortalidad para testear la operación, “parte de nuestras responsabilidades es ser buen vecino y construir relaciones de largo plazo con nuestra comunidad. Tridente actúa como un excelente servicio que permite minimizar cualquier impacto medioambiental ante eventos de mortalidades masivas; es muy tranquilizador tener los barcos disponibles”.